El Obispo de Roda II
Continuación

El obispo de Roda en Ribagorza

por Suzanne BANCEL 

Continuación.


2.-  DE LA INVASIÓN ÁRABE A LA FORMACIÓN DEL CONDADO DE RIBAGORZA.

Ribagorza forma parte de los núcleos que rechazaron la dominación musulmana y formaron los puntos de partida de la Reconquista, del mismo modo que Asturias, Navarra, Aragón, Pallars y Cataluña.

Pero antes de formar parte de la Reconquista, será necesario pasar por dos dominaciones extranjeras: los árabes al final del siglo VII y la de la casa condal de Toulouse, durante gran parte del siglo IX.

Los árabes en Ribagorza

No es necesario dar por cierto la hipótesis según la cual la región subpirenaica no habría sido ocupada, o quizás solo temporalmente, por encima de una línea que une Alquezar (Sobrarbe), Roda (Ribagorza) y Ager (Pallars)

Pallars y Ribagorza fueron invadidas desde los primeros momentos de la ocupación árabe antes de 781. Los árabes han quedado como dueños del terreno durante un siglo. Esta invasión no provocó cambios sensibles en las instituciones eclesiásticas, en el régimen de propiedad por ejemplo. Ribagorza estableció sin embargo bastantes vínculos con "la morisma" para guardar fidelidad a Al-Hussein, valí de Zaragoza insubordinado a Córdoba, hasta la intervención de Carlomagno.

Cataluña en su momento aceptó, al contrario que Ribagorza, la soberanía de los carolingios.

Pero desde 778 a 814 fecha de la muerte de Carlomagno, nada desvió a Ribagorza de su política de alianzas con los valis que estaban en contra de Córdoba.

Ramón de Abadal resume así ese momento de la historia de Ribagorza:

  • Resumiendo el proceso, concluiríamos que Pallars y Ribagorza estarían sumergidas dentro de los dominios sarracenos desde la invasión y pasarían a formar parte de la gran circunscripción del emirato de Córdoba llamada Frontera superior.(1)

De la dominación árabe a la casa condal de Toulouse

Pallars y Ribagorza se deshacen de la dominación árabe aprovechado el estado caótico de la Frontera superior (2). La liberación de la zona es atribuida a Bigo, yerno de Carlomagno.

Los dos condados son usurpados alrededor del año 833 por el conde de Urgel Galindo Aznar. Vuelven definitivamente a la casa condal de Toulouse hacia el año 848.

Hay dos razones para la incorporación al condado de Toulouse:

1.- Ribagorza se coloca bajo la protección de la política ofensiva e intervencionista de los francos. Para el conde de Toulouse es una empresa local y de interés particular.

2.- Era difícil de reconstruir el antiguo condado visigótico como era la costumbre en el caso de liberación, porque la capital Lérida y una gran parte del condado estaban todavía en poder de los árabes.

Los condes tolosanos de Pallars y Ribagorza: origen de un reino.

Los condes de Toulouse reinaron en Pallars-Ribagorza durante casi todo el siglo IX. Bigo, el liberador de las dos regiones, deja el gobierno a Berenguer de Toulouse, que lo conservará hasta el año 835 año de su muerte.

Entre esa fecha y el año 848, donde Fredol de Toulouse retoma la sucesión, Ribagorza y Pallars son usurpados por el conde de Urgel, Galindo Aznar y es muy difícil tener una idea precisa de la política durante esos años.

A Fredol le sucede su hijo Ramón I y a este último Bernad

Después de 872, parece qué los condes de Toulouse Bernad II y Eudes, no tenían la posesión de los condados, usurpados por otro Bernad, puede ser nieto de Bernat de Septimania sobrino de San Guillen de Toulouse (3)

Ramón I de la casa condal de Bigorre y descendiente probablemente por su madre, de la casa condal de Toulouse desposeída, se rebela contra el usurpador y le arrebata los dos condados .Él se declara independiente de la casa condal de Toulouse entre 875 y 885 gobernando Pallars y Ribagorza hasta final de siglo.

Es con él, cuando los dos condados adquieren por lo tanto la independencia en relación al condado de Toulouse, y su independencia frente al otro, pues al principio del siglo X, él hace a sus hijos Isarno y Lope, herederos de Pallars y a Bernad y Miro, herederos de Ribagorza.

El siglo IX nos muestra cuantas opciones políticas innovadoras. que hicieron la historia de Ribagorza.

Las empresas de los reyes Francos fueron todas infructuosas y Ribagorza preferirá el acuerdo con los musulmanes. El interés real de la casa de Toulouse en las tierras meridionales y montañosas hizo que muy pronto el condado de Pallars -Ribagorza fuera un condado Independiente, Cataluña se había hecho francofilia y Aragón se había desprendido de Francia para entrar en la zona de influencia del reino de Pamplona.


1.- Ramón Abadal De los visigodos a los catalanes La España visigoda y la Cataluña carolingia.

2.- Ramón d'Abadal: pág. 251.

3.- Cronología comparada entre Ramón d'Abadal et Ramón Menéndez Pidal Historia de España Cristiana volumen 4

3.- DE LA CASA CONDAL DE RIBAGORZA AL REINO DE ARAGÓN.

Los condes de Ribagorza

Cuatro generaciones de la casa condal fundada por Ramón I van a dar su personalidad a Ribagorza, que durante el siglo X se extiende por el valle del Ebro, se une a los jefes cristianos, se alía con los musulmanes de Aragón que luchan para emanciparse de Córdoba

En primer lugar son Bernard y Unifred, hijos de Ramón I, que toman Ribagorza central a Muhammad Al-Tawil en los años 908-916 que extienden su dominación a Sobrarbe y repueblan la zona (1)

El reinado de su hijo Ramón II de Ribagorza verá el esbozo de un obispado en Roda. Ramón d'Abadal escribe:

  • El documento más importante es el que hace referencia a la consagración de la iglesia de San Vicente de Roda, construida por el conde Ramón para dedicarla a obispado con el permiso de la diócesis de Narbona. La consagra el obispo Odesindo hijo del conde en el año 956 (2)

Los seis hijos de Ramón II tomarán parte activa de la vida política de Ribagorza. Su hijo Odisendo será obispo de Roda; su hija Ava, casada con el conde de Castilla García Fernández: es en la corte de este último, donde será introducido su sobrino Guillen Isarnez, hijo natural del conde Isarno y futuro conde de Ribagorza. Menéndez Pidal hace referencia a que es la primera vez que dos pueblos cristianos, recientemente formados, establecen relaciones y se ayudan mutuamente.

  • Cuando por muerte de su padre, regresó Guillen Isarnez a Ribagorza para gobernar el condado, llamado por su tía Toda, subió al poder con auxilio de tropas castellanas. (3)

Sus otros tres hijos, Unifredo, Arnaldo e Isarno, le sucederán durante la segunda mitad del siglo X.

Pero el periodo de paz en el frente árabe que disfrutaba la región subpirenaica desde hacía casi 50 años, fue seguido a partir de la aparición de Almansur y sobre todo de su hijo Abd-el Malek, de un periodo de gran tensión e inseguridad

A partir de 1003 Abd-el Malek lanza ataques y es seguramente ese año cuando muere el conde Isarno. La condesa Toda sin descendencia, hace llamar al conde Guillen Isarnez hijo natural del conde Isarno

A partir de 1006 Abd-el Malek invade y destruye toda la parte sur de Ribagorza. Un documento del Cartulario de Alaon (monasterio situado a algunos kilómetros al este de Roda) dice que los condes de Ribagorza y Pallars tuvieron que sufrir numerosas veces los asaltos de los infieles que hicieron prisioneros a los siervos de esos monasterios, exigiendo rescates "que en el año 1010 no pudo pagar sin vender algunas de sus posesiones (4)

Menéndez Pidal señala que es el periodo más crítico de la Ribagorza:

Los araneses combatían por su independencia, la mayor parte del condado había caído en poder de los musulmanes, quienes además de anexionarse el país el rey Don Sancho, continuaban sus incursiones. La operación de ocupar y liberar Ribagorza por Sancho el Mayor se verifico a principio del año 1018. (5)

El conde Guillen Isarnez muere el año precedente en manos de los araneses.

Los quince años que siguen a la muerte del conde Isarno, son los del reinado de sus hijos, son años de crisis incesantes, durante los cuales las luchas intestinas alternan con los incesantes ataques repetitivos de los árabes. Sancho Mayor de Navarra acabará con esta inestabilidad y se aprovechará de ésta, para ser el dueño del condado.

Cambio de Dinastía.

A la muerte de Guillen Isarnez, sin sucesión directa, la confusión reina en la dirección política del país, las dos ramas de la familia, la de Pallars con el conde Ramón Sunyer de Pallars y la de Navarra con el rey Sancho Garcés, aspiran y pretenden simultáneamente a la sucesión.

Ese momento de confusión es expresado en el acto de consagración de Santa María del Coll, próxima a Roda, por el obispo Borrell celebrada el 5 de Mayo 1018 y que precisa: "regnante sancioni, rege expectante" es decir: esperando aun rey. (6)

Por otra parte numerosos documentos evocan un infiltración y ataque generalizado de los árabes, después de la muerte de Guillen Isarnez, en el sur y el centro de Ribagorza y hacia el Sobrarbe, que alcanza Roda et Santa Liestra, El rey Sancho de Navarra, de su propia iniciativa, responde a la llamada de los señores del país, viene a liberar esas regiones al comienzo de 1018 y rechazando a los árabes hasta Lascuarre, al pie de la meseta sobre la que se encuentra Benabarre. Se puede pensar que la rapidez con la que el rey Sancho rechazó a los árabes, además de los medios militares utilizados, impidieron que el conde Ramón Sunyer de Pallars tomara posesión del condado.

En 1019 y sin ningún tipo de objeciones Sancho Garcés de Navarra es reconocido rey. Ribagorza ha cambiado de dinastía y ese cambio tendrá gran importancia en la evolución del obispado de Roda. Es por ese motivo por el qué nosotros le vamos a reservar también un gran espacio.

Sancho el Mayor realiza una política de conquista y de unificación durante toda su vida: por su matrimonio con una heredera del condado de Castilla; él unió el condado de Castilla con el reino de Navarra; toma numerosas plazas en Francia; en Vizcaya; en Aragón. Después de una treintena de años consagrados a la unificación de la España cristiana, divide sus estados siguiendo la tradición de la realeza Navarra (de origen germánico) entre sus cuatro hijos ya que considera el reino como propiedad personal, como patrimonio divisible entre sus herederos. (7)

En este apartado, Ribagorza recae en Gonzalo junto con el Sobrarbe, no gobernará más que cuatro años, su hermano Ramiro tomará posesión de sus tierras a su muerte en 1040. Ramiro I combate a los árabes de Zaragoza, Huesca y Lérida, haciéndoles pagar tributos. Él reconquista Benabarre y muere en la batalla de Graus, luchando contra Moctadir de Zaragoza, en 1063.

Con el rey Ramiro I se forma el auténtico reino de Aragón. Es con él también que la Ribagorza entra en un periodo de reconquista. No se trata de repoblar los desiertos estratégicos o de pedir y negociar tributos, se trata de reconquistar definitivamente las grandes ciudades.

Su hijo y sucesor Sancho Ramírez, gran jefe militar y dotado de un sentido político muy agudo, prosigue su empresa de reconquista.

Él extiende sus dominios a Navarra (en 1076 año de la muerte de Sancho IV) reconquistará Alquezar en 1067, Graus, Ayerbe, Loarre, Ejea, Barbastro en 1083. En la ciudad real de Jaca, hace acuñar los primeros mancusos, establece fueros y la primera carta de poblamiento; también restaura la sede episcopal de Roda. Muere en el sitio de Huesca en 1094

Su sucesor Pedro I de Aragón y de Navarra pondrá fin a su obsesión: La conquista de Huesca, en 1096 y conquistará numerosos lugares de la zona.

Morirá en 1104 sin dejar sucesión. Su hermano Alfonso I el batallador será el verdadero primer rey de Aragón pues es él, quien reconquista Zaragoza en 1118, después Tudela, Borja, Tarazona y Calatayud.

Su sucesión será difícilmente asegurada por Ramiro II el monje, Obispo de Roda, quien reinará solamente tres años entre 1134 y 1137.

De condado independiente que era en el siglo X, pasará a ser, un siglo más tarde posesión del reino de Aragón. La región, ocupada por los árabes, deberá será reconquistada de nuevo otra vez.

Gracias a los grandes reyes guerreros, Sancho el Mayor, Ramiro I, Sancho Ramírez, Alfonso I "el Batallador" la lucha contra el infiel toma una nueva cara: de operaciones rápidas y negociación de tributos, evoluciona a la conquista sistemática de las ciudades estratégicas con el objetivo final de la reconquista del valle del Ebro.

Hemos interrumpido a propósito la cronología de los reyes de Aragón con la llegada de Ramiro II el Monje ,que muestra la extraña coincidencia materializada entre la religión y el poder real, desde Sancho el Mayor sobretodo y que Manuel Tuñón de Lara resume en la formula La Iglesia en el poder (8)

1.- Sobrarbe debería ser aportado como dote por su mujer Tota hija del conde de Aragón Galindo Aznar II

2.- Ramón d'Abadal obra citada.

3.- Menéndez Pidal obra citada.

4.- Menéndez Pidal obra citada.

5.- Menéndez Pidal obra citada.

6.- El documento en Serrano. Noticias y documentos pag.48 4citado por Ramón d'Abadal en origen y proceso de consolidación de la Sede Ribagorzana de Roda.

7.- Sancho de Navarra divide su reino de la siguiente forma Navarra a García; Castilla a Fernando; Sobrarbe y Ribagorza a Gonzalo y Aragón a Ramiro.

8.- Manuel Tuñón de Lara: El hecho religioso en España, Pág. 16 Paris 1968

4.- RELACIONES ENTRE EL CLERO Y LA NOBLEZA CREACIÓN DE UN OBISPADO ANTICANÓNICO.

Sería erróneo creer que los destinos de Ribagorza estarían solamente en manos de los condes y de los reyes. Al igual que en Navarra, éstos actuaban de acuerdo con la Iglesia y a veces gracias a ella. Las numerosas agresiones del Islam y sus retrocesos periódicos, cambiaban en todo momento las circunstancias de la historia. Los condes supieron aprovechar sus elecciones políticas, las riquezas de los monasterios y la influencia de ciertos obispos. En su introducción de " El hecho religioso en España", Manuel Tuñón de Lara:

"Desde la alta Edad Media, es muy difícil separar la Iglesia de las estructuras del Estado, de las clases dominantes y de su ideología. (1)

La constitución del obispado de Roda en Ribagorza revela conexiones entre el poder del estado y el de la Iglesia, ella pone también frente a frente, por un lado, un clérigo guerrero que sabe adaptarse a las necesidades del momento y participa un poco en la vida política, y por otro un clérigo, muy arraigado a la tradición y particularmente a la jerarquía religiosa.

De la liberación de Pallars y Ribagorza (al comienzo del siglo IX) a la primera tentativa separatista (920).

Muy al comienzo del siglo IX, Pallars y Ribagorza son liberados de los musulmanes, con la liberación no se pone en cuestión la reforma de los viejos condados; políticamente pasan a estar bajo la influencia de la Casa condal de Toulouse. Hay motivos para creer que antes de la invasión árabe, la región de Ribagorza dependía de Lérida. En efecto sería de esta manera por una cuestión de excentricidad geográfica. Parece más probable que Ribagorza haya dependido de Lérida antes que de Huesca, dado que ella estaba separada por el valle del Cinca islamizado, o de Urgell el cual se encontraba alejado igualmente. Entonces, como en el momento de la liberación de Ribagorza, Lérida, se encontraba todavía bajo la dominación árabe, era necesario adjudicarle una sede episcopal más cercana, esta será Urgell. Ramón de Abadal nos dice esto con precisión:

"La adjudicación fue hecha por precepto imperial concedido a la iglesia de Urgel por Carlomagno." (2)

Y él piensa que esto se hizo antes del año 806. Es decir después de la primera liberación de Pallars et Ribagorza por Bigo, y antes que los condados sean usurpados por Galindo Aznar conde Urgel. (3) Se puede suponer que la solución era de lo más normal y fue aceptada por todos.

Luis el Piadoso en 835 y Carlos el Calvo en 860 renovaron por lo demás las atribuciones de Pallars, Aneau, Cardos, Tirbia, Ribagorza y Gistain a la sede de Urgel, tal y como había sido decidido por Carlomagno.

Ante la extensión territorial de sus posesiones, el episcopado de Urgel decide confiar la carga, a los monasterios vecinos. Pero ciertos monasterios, el de Senterada por ejemplo, dependían de otras fundaciones episcopales, otros como el de Alaon del cual dependía Ribagorza, debían su fundación o su restauración a la protección de los condes. Eso no será detalle insignificante en la constitución de la sede episcopal que nos ocupa.

Se puede suponer que esta descarga de responsabilidades de Urgel por sus territorios más occidentales, favorecerá el espíritu más independentista, y los obispos de Urgel lamentarán durante siglos, el demasiado poco interés por las posesiones, tan fácilmente adquiridas gracias a Carlomagno.

Sin embargo la situación creada al principio del siglo IX se mantendrá durante ochenta años

En el año 911, un documento nos enseña que el obispo de Pallars, Adulfo, incluye en la diócesis de Pallars la parte más occidental de Ribagorza que corresponde exactamente a las posesiones del conde de Ribagorza y Pallars, Ramón I. Este obispo forma parte del sínodo de Gotia en el mismo año ,donde a la pregunta del obispo de Urgel, Nantigisio, prohíbe por la presencia de Adulfo una investigación, hecha sobre el obispado , donde se ignora su situación anti-canónica. El sínodo, por su buena fe, tolera el estado de hecho hasta su muerte. La investigación revela que fue obispo durante veintitrés años, es decir desde 888. Y puesto que el Sínodo acepta su existencia, es necesario deducir que él no ha usurpado la sede episcopal por la fuerza.

Su "inocencia" es pura diplomacia y podemos suponer los motivos diplomáticos y políticos en su nominación.

No obstante es necesario precisar que su posición real es totalmente anticanónica.

Rene Crozet escribe en "El arte románico en Navarra y Aragón":

En España como en las Galias las ciudades romanas tiene más o menos determinados los cuadros de la organización eclesiástica (4)

En efecto, la tradición era que la creación de una diócesis podía hacerse solo en una antigua "civitas" romana. No era el caso de Pallars y Ribagorza.

Es necesario apreciar todavía, como Ramón d'Abadal lo ha demostrado, que no pueden tener crédito hoy en día, los que quisieron dar a Roda para justificarse, el antecedente de una antiguo obispado, que se llamaría Hictosia, que jamás ha existido.(5)

¿Entonces por qué Adulfo se ha convertido en obispo en 888? Entre 885 y 886 un sacerdote de nombre Sclua se hace consagrar Obispo por lo prelados gascones y usurpa la sede de Urgel en 888. En la crisis como consecuencia de la muerte de Carlos el Gordo, él toma partido por Odón (6) y con la ayuda de los obispos de Barcelona y de Ausona, intenta usurpar el arzobispado de Narbona.

Se puede pensar entonces que Sclua tenía mucho interés a dar a Pallars-Ribagorza atribuciones, con el objeto de que estos le den su apoyo en sus pretensiones metropolitanas (7)

Es así que la Iglesia y el estado se reencuentran. Hemos dicho que la consagración de Sclua había sido lograda por los obispos gascones .Entonces nadie mejor que conde Ramón de Pallars y Ribagorza para combinarlo, pues venia de Gascuña donde él tenía su familia.

Hasta puede ser que la separación del nuevo obispado fuera una condición a su consagración episcopal, Ramón realizaría así la autonomía política y eclesiástica.

El obispo Adulfo pasará sin problemas el periodo de depuración de 890, durante el cual, el usurpador Sclua fue depuesto. Su mantenimiento en el puesto no tiene otra explicación que la protección interesada del conde Ramón.

Nosotros no tenemos más documentación sobre el obispo de Pallars entre 913 y 920. En todo caso, en esta fecha Adulfo muere y como estaba previsto, la jurisdicción de Urgel vuelve a Pallars y Ribagorza.

Esta primera constitución del obispado de Pallars y Ribagorza, también pasajera ha servido como precedente de otras tentativas

1.- Manuel Tuñón de Lara : El hecho religioso en España, pag.8 Paris ,1968

2.- Ramón de Abadal, obra ya citada pag.13

3.- obra ya citada Capitulo 2 , pág. 9

4.- Rene Crozet: el arte románico en Navarra y Aragón. Condiciones históricas en cuadernos de civilización medieval , pag.38 Universidad de Poitiers - Cetro de estudios superiores de civilización medieval ,V año Enero -Marzo 1962

5.- Ramón d'Abadal , obra citada, pagina 12-13

6.- Odón Abab de Cluny , reformador de la orden de San Benito

7.- Hipótesis de Ramón Abadal obra citada,pag.39

Pallars y Ribagorza se separan. Formación del nuevo obispado.

En 959, nos encontramos en la región a un nuevo obispo: Atón (1) Él, forma parte de la familia condal: Es hijo de Ramón, hermano de Isarno y Lope de Pallars, y de Bernardo y Mirón de Ribagorza. Podemos suponer que él a imagen de Sclua, ha obtenido su consagración episcopal en Gascuña y ha sido declarado, con el apoyo de sus hermanos y después siguiendo el ejemplo de Adulfo, obispo de estas tierras.

No se sabe gran cosa de él, y sobre todo cuándo y cómo empieza su mandato, muere hacia 950.

Pallars en esta época, después de la muerte de Isarno y la de Lope, se vuelve por los juegos de alianzas, hacia el conde de Barcelona, se separa pues de Ribagorza y se reencuentra bajo el control eclesiástico del obispo de Urgel, Wisado. Este último hecho, hace consolidar sus derechos sobe todas las posesiones que fueron atribuidas a Urgel en 806. Obtiene una bula de Agapito II, donde Pallars, Cardos, Aneu, y Tirbia son adquiridas definitivamente.

Ribagorza, actuará bien diferente a la muerte de Aton. Los condes Bernad y Mirón no tenían ninguna ventaja al entregar sus dominios a un obispo lejano, sometido a presiones políticas exteriores. Ellos encontrarán pues un nombre Oriulfo (2). Pero entonces cuando solamente ha sido presentado para la sede episcopal, el conde Bernard muere y su hijo Ramón le sucede.

Él tenía un hijo Odesindo, destinado a la carrera eclesiástica y el cual quería ser futuro obispo. Se entiende directamente con el Arzobispo de Narbona, Aimerico, pretextando el precedente de su tío Aton, y para probar la calidad de sus intenciones, hace construir una iglesia en Roda, que legalizará la situación al constituir materialmente una sede diocesana. La familia condal decide que Oriulfo tiene que reconocer totalmente al obispo, a cambio lo cubrirá de beneficios el resto de su vida.

El acta de dotación de la iglesia (no posemos en absoluto la carta de fundación) está reducida al mínimo permitido para obedecer los preceptos canónicos (3). ¿Pero lo importante no es el acuerdo con el Arzobispo de Narbona?

Ramón d'Abadal apunta:

El obispo tendría que vivir de sus propias rentas, que no le faltarían a Odesindo, miembro de la familia condal. (4)

Nosotros vemos en este punto el por qué ha sido creado el obispado de Roda. El deseo del conde de establecer a sus hijos hace presentir que esta es la razón política que ha presidido esta obcecación. De una parte no quiere riesgos de injerencias con Urgel o lo que es lo mismo, del conde de Barcelona en sus estados. De otra parte realiza la unión eclesiástica en un país reciente donde la familia condal era consciente de su fuerza y estaba muy unida. Era de hecho el único obstáculo en un condado que comenzaba a estar bien organizado.

Odesindo, durante toda su vida, trabajará para consolidar la nueva diócesis. Él realizó cotidianamente una actividad episcopal importante, creando y consagrando iglesias e interviniendo en las elecciones abaciales.


1.- Para los obispos, tabla sinóptica, pág. 30.

2.- Hipótesis de Ramón d'Abadal obra citada.pag 33

3.- Los condes dan una casa ante la iglesia...dos tierras...y una viña(los elementos justos para proporcionar, pan vino y verduras al Obispo y sirvientes) y los ornamentos más absolutamente precisos para la celebración del culto: un cáliz de plata, una cruz también de plata, una enseña de metal, tres libros: misal, leccionario y antifonario y dos vestiduras. Nadie más dio cosa alguna, ni derechos, ni rentas episcopales. Se adivina que la dotación está hecha solo para cubrir el expediente en cumplimiento estricto de los preceptos canónicos. Obra citada Pág. 34 y 35

4.-Ídem Obra citada pág. 35.


Nueva tentativa de Urgel y consolidación definitiva del obispado de Roda.

En 977 es el obispo Aimerico el que dirige la diócesis. Su origen es oscuro. ¿Puede ser que viniera de Narbona? .Su nombre lo puede hacer creer. Puede ser que a la muerte de Odisendo, la familia condal no tuviera candidato para la sucesión, entonces el arzobispo de Narbona propuso un nombre de su propia familia.

Después de treinta años de paz, el infiel se despierta con Almanzor. En 1006 su hijo Abd-al- Malek invade Ribagorza y captura al obispo Aimerico. Él es liberado, dejando a su sobrino como rehén y va a buscar ayuda a Francia.

Al final él se retira a Llesp, en Pallars, donde establece algo parecido a una sede episcopal.

En esta época el conde Sunyers de Pallars por su matrimonio con Tota, hermana del conde Isarno, era el regente de Ribagorza, y probablemente amigo del obispo de Urgel, por lo cual es el momento de retomar sus antiguos derechos.

Un obispo fuera de su jurisdicción, su diócesis en ruinas y la población diseminada, era una oportunidad que no podía desaprovechar.

Para el conde Sunyers, era preferible que Ribagorza estuviera bajo el sometimiento de Urgel antes que independiente, en cuyo caso él hubiera acentuado la independencia política que se oponía a sus pretensiones como conde.

Pero, el Arzobispo de Narbona se habría opuesto a la anulación de la diócesis. Se trataría solamente del sometimiento jerárquico a la sede episcopal de Urgel.

Aimerico acepta el mal menor; la existencia de la diócesis estaba salvada.

Y a pesar de todo el sometimiento y subyugación que él debe sufrir, se esfuerza durante toda su vida, por reconstruir tanto en el plano jurídico como en el plano material, su diócesis amenazada por los árabes.

Su sucesor, Borrell, es elegido y consagrado en Urgel en 1017. En el acta de la elección, del 21de Noviembre 1017, precede el poder de la sede episcopal de Urgel sobre obispado de Ribagorza. No se hace alusión a ningún pago por cualquier prestación pecuniaria. Se debe suponer que es una constatación de principios.

Consagrará varias iglesias durante la regencia de Sancho el Mayor, después de la partida de los árabes y en las tierras nuevamente reconquistadas.

A la muerte de Borrell 1026-1027, Sancho el Mayor replanteará el problema de la independencia de la sede episcopal de Roda.

Él imagina una solución que va a romper todos los vínculos con Urgel, pero también con Narbona: hace elegir y consagrar al sucesor de Borrell, Arnulfo en Burdeos. Por ese lado él se vuelve hacia el oeste, por donde el condado de Ribagorza jamás había aparecido. Recordemos que él es rey de Navarra y el organiza así la política de su país de origen.

Aquí se inscribe un episodio importante de la vida del obispo de Roda y que merece ser expuesto claramente .Es durante la consagración de la Iglesia de San Vicente:

"Encontramos al obispo Arnulfo consagrando la sede de Roda y dotándola como tal, reinando sancius rex et filius suis et mayor regina et domnan Mayor comitissa."

Ramón d'Abadal precisa bien que se trata de Sancho el Mayor (este texto ha sido sujeto de interpretaciones erróneas y lo datan en 1067, en el reinado de Sancho Ramírez (2), y sitúa la consagración en el periodo 1020-1024.

A la muerte de Sancho, en 1035 Gonzalo le sucede poco tiempo, después Ramiro I (3) cambian absolutamente de política sobre el obispado de Ribagorza.

En 1040 él devuelve al obispado de Roda a la diócesis de Urgel, tal como había sido confiado por Carlomagno, quedando Arnulfo como "segundo" del obispo de Urgel.

En 1063, Sancho Ramírez sucede a su padre y hay un nuevo cambio importante para el obispado inestable de Roda. El obispo Arnulfo es destituido de sus funciones poco tiempo después, seguramente porque su acatamiento a la sede episcopal de Urgel podría perjudicar a la política de independencia que se dibujaba en el horizonte.

El nuevo obispo es Salomón, elegido con el acuerdo del rey y del cardenal Hugo Cándido, legado pontificio.

En efecto a partir de 1060, la Santa Sede está muy preocupada por la independencia de la Iglesia española y enfrentada con Roma. Paul Kehr escribe sobre el tema:

"La iglesia de estas tierras estaban completamente en manos de los reyes y de los nobles, sin relación con el centro de la cristiandad, independiente y autónoma"

En 1068, Sancho Ramírez restaura la sede episcopal de Roda, Pero el obispo Salomón es una persona poco combativa y no puede hacer frente a la tarea de la restauración del obispado. El rey intenta destituirlo, se dirige al Papa, y tiene éxito con el tema entre 1074 -1075

Ramón Dalmacio (1076) tenía el dinamismo y la ambición necesarios para restablecer el obispado. Para su consagración el rey Sancho Ramírez se dirige al sur de Francia, al obispo de Bigorre y al legado pontificio en Francia, Amado. Como Sancho el Mayor, eliminó toda veleidad de retomar los derechos al obispado de Urgel y Narbona.

Ramón Dalmacio proyecta un viaje a Roma donde se encuentra en el año 1077. Él retorna, provisto de un privilegio Papal, para la sede episcopal de Roda.

Ramón d'Abadal señala la extrema importancia de este documento:

"Con el privilegio del papa la sede de Roda adquiría una personalidad propia fuera de toda discusión" (5)

Ramón Dalmacio se ocupa con pasión de su expansión territorial. Llega a un acuerdo con el obispo García de Aragón en 1080, según el cual sus límites territoriales eran establecidos como siguen.

Al oeste extienden sus límites hasta el Cinca con la región de Gistain, hasta la sierra de Arba, y la extensión futura debería hacerse más allá de esta sierra.

Conviene parase sobre todo y especialmente, sobre el periodo de 1065 (es decir poco después del advenimiento como rey de Sancho Ramírez) a 1094, fecha de su muerte, que corresponde casi exactamente al episcopado de Ramón Dalmacio. Es en efecto, en estos años donde se va a realizar la apertura del reino de Aragón a Europa. Sobre todo en el plano religioso, el rey Sancho Ramírez abre su reino a los cluniacenses, gracias a los cuales los monasterios son liberados de toda autoridad civil o eclesiástica, salvo evidentemente la autoridad papal, después de la reforma gregoriana.

El monasterio de los santos Julián y Basilia vuelven a la abadía madre de los monasterios benedictinos de Aragón y Sobrarbe. En 1071, el monasterio de San Juan de la Peña obtiene el privilegio de exención que lo pone directamente bajo la protección de la Santa Sede.

El monasterio de San Vitorian vuelve a las abadías madre de Ribagorza, Santa María de Obarra y San Pedro de Taberna.

En la línea Gregoriana es fundado el nuevo monasterio de Loarre.

Se ve que la actividad religiosa y sobre todo la actividad monástica toma un nuevo desarrollo en esos años. El obispo Ramón Dalmacio se preocupa poco de su obispado de Ribagorza, él solo piensa en introducir la vida monástica solamente en 1093, al fin de su carrera. Es uno de los tres personajes, con la condesa Doña Sancha, hermana del rey y el abad Frotardo, legado pontificio que aconsejan e influyen sobre la política real.

Es este un periodo de intensa vida política-religiosa. Porque el rey desea entrar en un espíritu de apertura, se hace feudatario del Papa. Es en esta época que la vida monástica toma verdadera importancia.

Pese a que los límites del obispado de Huesca hayan sido fijados por Ramón Dalmacio, en 1098, el obispo de Huesca obtiene del Papa Urbano II adquisición de algunos territorios que le pertenecen: Bielsa, Gestain y los comprendidos entre el Cinca y el Alcanadre.

El obispo de Urgel, que no es otro que Odón, aprovecha el debilitamiento para pretender el subyugamiento del Obispo Poncio de Ribagorza. Pero este reacciona fuertemente haciendo intervenir al rey Pedro I de Aragón ante el Papa. Si Pedro I no interviene en el tema de la usurpación del obispo de Huesca es por el motivo de que las dos sedes episcopales se encuentran bajo su autoridad.

La amenaza de embargo de la sede Urgel sobre Roda presentaba un peligro político.

El obispo Poncio, con la protección del rey y la del abad Frotardo de Thomíeres (Poncio saldría de ese monasterio) va a encontrar al Papa. No solamente Urbano II le devuelve sus territorios e independencia, pero él se alegra de restaurar la antigua sede episcopal de Lérida a su favor porque de una manera indirecta extiende sus territorios .El santo obispo Odón debió de acatar la decisión papal.

Sera la última vez que Urgel tenga pretensiones sobre el obispado de Roda


1.- Ramón d'Abadal , obra citada ,pág. 61 nota 124.

2.- Ramón d'Abadal , obra citada ,pág. 61 nota 124.

3.- 2º parte , capitulo 3, pág. 14.

4.- Paul Kehr: Como y cuando se hizo Aragón feudatario de la Santa Sede en estudios de edad Media en la Corona de Aragon.pag 285-327vol.l I CSIC Zaragoza 1945

5.-Ramón d'Abadal , obra citada pág. 73.


Conclusión

Se puede creer que la creación de un obispado en Ribagorza, situado en Roda, en los contrafuertes de los Pirineos haya sido deseado para constituir un puesto avanzado de los reconquistados estados cristianos sobre los reinos musulmanes. No parece que ese haya sido el verdadero motivo por diversas razones que nosotros vamos a exponer ahora a manera de conclusión.

En primer lugar, no ha sido consecutiva a la primera liberación de Pallars - Ribagorza pero se produce ochenta años más tarde, y por el interés del conde Ramón que viene a liberar de la tutela de la casa condal de Toulouse, y encuentra de esta manera una medida para asegurar su autonomía. (1)

A lo largo de la historia del obispado tenemos siempre constancia que los actos de separatismo se hacían con la protección condal o real, y a menudo por su propia iniciativa

De otra parte, esta ganado hoy la idea que una reconquista verdadera y plena no hubiera nacido en España, durante el transcurso del XI, a partir del momento donde se hunde el califato, y donde las veintitrés taifas la remplazan. Y en el caso de Aragón toma una gran importancia sobre toda después de la toma de Zaragoza por Alfonso I el Batallador, Pero estamos ya en el siglo XII.

Echemos un vistazo más de cerca al reino de Ramiro I de Aragón, que forma el verdadero reino de Aragón. Es él quien hace entrar a Ribagorza en la empresa de la reconquista, es él quien reconquista Benabarre (2).

Por lo tanto él es el único entre todos los condes que le antecedieron, y de todos los reyes de Aragón que le sucederán, en devolver el obispado de Roda dentro de una política abstencionista, a la diócesis de Urgel, como había decidido Carlomagno. (3) ¿Podemos pensar entonces, que eso sea el espíritu de reconquista, el deseo de instalar sólidamente a la Iglesia frente al Islam, que le haya dictado esta actitud?

Por consiguiente, es el interés particular de la casa condal de Ribagorza y más tarde los reyes de Aragón, que prevalecerán durante los siglos IX, X y la primera parte del XI, en el deseo de crear y consolidar la sede episcopal de Roda. La preocupación principal era la constitución de estados independientes, el establecimiento de los limites, más que la obra de reconquista que se desarrollará en los últimos años del siglo donde el obispado de Roda ya tiene preservada su existencia.

A este primer argumento se añade un segundo a partir de 1019, cuando los reyes de Navarra y Aragón dirigen los destinos de Ribagorza y devuelven al obispo de Roda su independencia tanto de Urgel como de Narbona. Esto nos hace suponer que a priori los reyes de Aragón no tenían interés que hubiera un obispo suplementario en el reino (ya contaban con dos Pamplona y Huesca (4) y que ellos pudieran devolver el obispado de Roda tributario al de Huesca. Pero esto no tendría en cuenta el interés politico que constituía un precedente.

Ahora bien se sabe que en la segunda mitad del siglo XI, Ramiro I y Sancho Ramírez tenían el deseo de instaurar un obispado en la villa de reciente creación de Jaca y que estaría separada así de la Huesca. Y Jaca menos todavía que Roda, pues era de reciente creación no podía justificar tener un pasado de "civitas" romana. Es más el Papa no era favorable a su creación. El precedente del obispado de Roda podía ser un argumento a favor de la creación de la sede episcopal de Jaca a la que le llego muy pronto su momento.

Sin embargo la voluntad de Sancho Ramírez de reconquistar la orilla izquierda del Ebro nos debe conducir a pensar que la reconstrucción de 1068 de la catedral de Roda se inscribe en la política de consolidación de la Iglesia frente al Islam todavía próximo.

Sancho Ramírez es el primer rey en realizar la organización de la jerarquía eclesiástica, la implantación de abadías a la vez que pone en marcha la diplomacia y los cuadros políticos y militares que podían acelerar el proceso de la reconquista.

1.- Ref. 2º parte, capitulo II pag.9.Recordemos que Adulfo es obispo de Pallars -Ribagorza desde 8?? 2º parte capítulo 4 pag.18

2.- Ref. 2º parte ,capitulo III pag.14

3.- Ref. 2º parte ,capitulo IV pag.17

4.- Huesca estaba ocupada, pero poseía un obispo mozárabe, al que se le atribuían los títulos de "obispo de Aragón en Sasau (Sasabe), en Serrablo, en Sobrarbe, según en el lugar donde se encontraba momentáneamente o conforme al país de procedencia del documento que lo citaba "Antonio Duran Gudiol: Arte altoaragonés de los siglos X y XI. Sabiñanigo ,1973 pago .7


III  ESTUDIO DE LA ARQUITECTURA

Conociendo ahora la pertenecía al reino de Aragón del antiguo condado de Ribagorza en la época de la construcción de la catedral de Roda 1050?-1068, nos puede asombrar ver la clasificación de los más grandes historiadores del arte (1) que trabajan y la estudian dentro del estilo lombardo.

En efecto, la introducción del arte románico lombardo-catalán en Aragón es muy tímida y reducida a algunos monumentos que por otra parte están mezclados con elementos mozárabes, como Banaguas y Leres.

Solamente Baros, Asieso, Vinacua, San Caprasio de la Seros son huellas puras del románico Lombardo en Aragón.

En la misma época Santa María de Iguacel (finalizada en 1072) lleva la primera marca del arte románico europeo, pero la mayor parte de los monumentos aragoneses están influenciados por el mozarabismo. Lasieso y San Martin de Buil por ejemplo cuyos últimos vestigios se encontraran al comienzo del siglo siguiente en San Adrián de Sasau. (Sasabe )(2)

De otra parte, el viejo Aragón, con el Serrablo y hasta el Sobrarbe, han sufrido influencias diversas y sucesivas en el arte arquitectónico. Muy pronto la influencia Carolingia se encuentra en Hecho y Anso; más tarde en la mayor parte del territorio ocupado largamente por los árabes, aparece la influencia de los mozárabes, que probablemente no ha sido conocida en Ribagorza.

Este condado que está siempre desmarcado políticamente de sus vecinos, guarda su originalidad en el ámbito artístico, y arquitectónico lombardo, felizmente adaptado a la montaña.

Florecerá en los monasterios de Alaon y de Obarra, y en las pequeñas iglesias de Capella, Puebla de Castro, también en la pequeña ermita de Run, a la salida del valle de Benasque.

Suponiendo que se pudieran fijar las fechas límites de la construcción de la catedral de Roda consagrada en el año 1068, hay que precisar que es Ramiro I de Aragón, quien decide restaurarla. Él no puede llevar la obra a buen término, y será su hijo Sancho Ramírez que le da un nuevo impulso a la empresa. La construcción comienza muy probablemente entre los años 1050 - 1055, puede ser que fuera un poco antes. La construcción pues se extiende durante una veintena de años.

La exposición arquitectónica requiere una singular claridad con el fin de ser legible e inteligible , es por esto por lo que después de un breve capitulo para situar la concatedral en el espacio que ocupa hoy en día , la examinaremos desde el exterior en un principio, para alcanzar después las estructuras principales , la decoración . Más tarde, nos preocuparemos del interior, después del claustro y por ultimo de las capillas adyacentes

En la conclusión vendrán las hipótesis que se presentan para resolver ciertos problemas arquitectónicos.

1.- Puig y Cadafalch:El primer arte romanico .La arquitectura en Cataluña y en el mediterraneo occidental en los siglos X y XI. Paris ,Ed. Henri Laurens ,1928

2.- Ortografia preconizada por A. Duran y Gudiol en el Arte altoaragones de los siglos X y XI , Sabiñanigo,1973. Por analogía con el nombre de la villa de Borau en el territorio en el cual se encuentra la iglesia de San Adrian.pag. 200.


1.- TOPOGRAFIA Y SITUACION

La atalaya rocosa sobre la cual se asienta la actual villa de Roda de Isábena, se destaca entre los contrafuertes y macizos de los Pirineos, como un cono extremadamente puntiagudo. Entrando en el pueblo, es necesario todavía subir por sus escarpadas calles para llegar a la plaza sobre la cual la imponente catedral se construyó.

La parte más plana del pueblo que va de la plaza de San Pedro al cementerio, situado al norte, medirá alrededor de una centena de metros. La plaza en el sentido este-oeste cuenta con cincuenta y cinco metros. Se puede ver la exigüidad del terreno sobre el cual ha sido construido la catedral. Y aunque unos derrumbamientos del lado norte permiten pensar, como cuentan los ancianos del pueblo, que la villa haya podido extenderse por ese lado en otro tiempo, pero lo cierto es que el espacio disponible no podía soportar dicha construcción.

El conjunto que forman, la catedral, el claustro y sus dependencias, medirá cincuenta y cinco metros de longitud por cuarenta de ancho, es casi la mitad de la plataforma (1). La enumeración de edificios religiosos no sería completa si no citáramos, para presumir de su belleza el palacio episcopal, levantado tardíamente detrás del claustro.

Los hombres que levantaron la catedral supieron, o fueron obligados de adaptarse al terreno particular sobre el cual, levantaron la construcción, y a la roca en muchos lugares en especial al pie de los ábsides y en el campanario.

Por otro lado las muy frecuentes series de escalones, por ejemplo los que separan la nave del ábside del lado de la epístola o también los preceden al porche y se elevan dos metros por encima del nivel de la plaza, nos pueden dar una idea de las irregularidades del terreno y de las complicaciones que impondrán a los constructores.

Es necesario el situar exactamente el monumento en el espacio y precisar su orientación. La cabecera de la iglesia está orientada al este, el portal de entrada se abre al sur, mientras que el claustro esta adosado en el lado norte.

La catedral es la parte más importante, de las capillas y construcciones adyacentes y está todo en perfecto estado, el ministerio de Bellas Artes han realizado una gran obra de restauración a partir del año 1962.

El ministerio de la Vivienda y la Dirección General de Arquitectura, están preocupados de ahora en adelante en restaurar el pueblo. En particular las proximidades de la catedral, donde ,sobre una capa de hormigón, pequeñas piedras planas y grandes guijarros en un pavimento irregular hacen que las calles conserven un carácter popular. Las casas en su mayoría decapadas de sus enlucidos, han hecho reencontrarse al pueblo con su aspecto medieval y montañoso. La catedral se encuentra puesta en valor por la autenticidad del escenario que la rodea.

  • Ver la figura conjunto de la catedral con sus plazas .Plan elaborado por el ministerio de vivienda 1967, pag.35.

2.- LA CATEDRAL: EXTERIOR

Ya hemos remarcado la grandeza de la construcción en comparación con el pueblo en la cual se inscribe. Queda como una de las más grandes realizaciones en el periodo de 1050- 1075 en el alto Aragón por la magnitud de su programa (1)

Es necesario no olvidar que está comprendida en una serie de realizaciones deseadas por el rey Ramiro I y su hijo Sancho Ramírez., como las de Jaca, de Loarre, de Santa Cruz de la Seros, siendo patrocinadas por el tesoro real, es decir con los medios susceptibles de probar, tanto al clero como a la Santa Sede, que la Iglesia aragonesa se estaba renovando.

El lado sur de la catedral, que se presenta a la vista sobre la plaza de San Pedro, está lamentablemente protegida por un pórtico sin gracia, probablemente añadido durante la restauración de la bóveda de 1715 (2) Es necesario admitir por tanto que ese pórtico completamente extraño al edificio abierto al portal de entrada que data del siglo XIII, presenta unas dovelas molduradas, pero sobretodo, sobre cada una de las columnas en número de cinco por jamba, con una decoración historiada que se inspira en el sarcófago de san Ramón, depositado en la cripta en 1170. La escultura no entra en nuestro propósito, no nos detenemos en eso pues y además el siglo XIII está fuera de nuestro estudio.

El campanario, que flanquea el ángulo formado por el pórtico y la cabecera, también posterior al edificio del siglo XI, no nos interesa apenas.

La estrecha calle que bordea la parte oriental del edificio nos ofrece por el contrario la magnífica y sobria cabecera (fotos 1 y 16) que tiene la característica de contener solo dos ábsides: el ábside central y el del lado de la epístola. El tercero es rectangular, en efecto, y con abertura de cuatro ventanas diferentes señalando las etapas y los matices que aportan los diferentes maestros de obra en el curso de los trabajos.

Ocupémonos pues, de los dos primeros ábsides que están adornados por arquerías que parten de los pies de los muros para elevarse justo hasta debajo del tejado, y se dividen alternativamente en arquerías de dos y de cuatro arcos entre cada lesena (foto2). Las piedras son utilizadas en las lesenas como ladrillos, sucesivamente colocados, en general, por parejas, en el sentido vertical, y después horizontalmente. Notemos sin embargo que esta disposición, no se encuentra en la parte baja de las lesenas, hasta el límite superior de la cripta, donde las piedras que la forman están mucho más próximas al paramento de los muros que sus hermanas bien talladas y ordenadas por altura. ¿Se pararon los trabajos? ¿Se cambió el maestro de obra? Intentaremos esclarecer este problema a la luz de otros elementos.

Las lesenas no son ni muy prominentes ni muy anchas. Los pequeños arcos que rítmicamente rematan las lesenas en forma dientes de engranaje, situados inmediatamente antes del tejado. Los dientes de engranaje constituyen una rudimentaria decoración, hecha de piedras escuadradas a martillo, puestas en el lugar según un diseño geométrico.

Las ventanas que se abren en los ábsides están dispuestas de forma poco regular, aunque se puede reconocer en la ventana central del ábside principal, que rompe la lesena, la invariable disposición de las ventanas que se abren sobre el coro como las iglesias gasconas (foto 3)

El paramento exterior de los muros esta hecho de piedras medianas bastante bien talladas.

Pudimos darnos cuenta, examinado el muro en su grosor, al nivel del ábside principal, que está formado tal y como era la costumbre, por dos paramentos entre los cuales se rellenaba de materiales de construcción. (3) Varios agujeros señalan el emplazamiento de la sujeción de los andamiajes (cimbras) que sostendrían los ábsides durante su construcción.

Puig y Cadafalch en su libro El primer arte románico (4) sitúa entre 1060 y 1080, la aparición en la obras de Cataluña de aparejos con piedras más grandes y mejor trabajadas, que caracteriza el segundo periodo románico. Pero nosotros lo vemos en Roda, mientras en muchas de otras obras se continúa tallando rústicamente la piedra durante la misma época.

Los ábsides están recubiertos de muy bellos tejados cónicos de losas (foto2), como se encuentran frecuentemente en edificios de montañeses.

El tercer ábside, demasiado bajo, que se ve más allá del lienzo de la pared derecha significativamente más alta (foto 1-16) corresponde a una capilla que se abre sobre el claustro.

Lamentamos el pórtico moderno que esconde el lado sur de la catedral. No vemos el lado norte por que está flanqueado por el claustro. Podemos darnos cuenta sin embargo que ese muro era liso, sin decoración de ningún tipo.

Ahora es necesario hablar del tejado. La nave principal está recubierta por un tejado a dos vertientes que no se encuentran en el vértice sino que al contrario, están decaladas las vertientes una con relación a la otra (foto 2). No podemos remarcar ninguna diferencia de nivel en el techo de la nave grande, como era frecuente el caso, para poner en evidencia en el exterior la disposición más baja del coro .Comprenderemos el por qué una vez entremos en la iglesia.

El lado oeste no puede enseñarnos nada dado que ha sido obtenido y sobre eso que era anteriormente la casa del Prior de siglo XVIII (5)

Sabemos después de esta visión exterior de la catedral, que era una construcción ambiciosa en proporciones y en la amplitud del programa, menos noble quizá por los medios utilizados. En efecto si la decoración de los ábsides se clasifica sin ninguna duda en el estilo lombardo, el hecho es que esta ornamentación se verá reducida solamente a los ábsides. El pequeño equipo empleado, no permite compararla a otros edificios que en la misma época desarrollaban la decoración en los muros laterales (como en Cardona) utilizaban piedras más grandes y muy bien talladas. (Como en Olius por ejemplo) Al final elevarían cúpulas incluso ,en las iglesias rurales mas pequeñas en 1064 como en San Lloret de Munt.

El empleo de arquerías y de lesenas planas que es constante en el final del siglo X hasta alrededor 1075 en el occidente mediterráneo, hace situar el edificio de Roda, en eso que Puig y Cadafalch llama el primer arte románico

2.- Ricardo del Arco: La ex catedral de Roda en el boletín de la sociedad española de excursiones - Arte, Arqueología e Historia año XXI. I trimestre 1923 Madrid pag.28-44

3.- Blocage: escombros ,ladrillos sedimentos ,troceados , apretados y mezclados, rellenaban el interior del muro entre sus dos paramentos.

4.- Puig y Cadafalch.

5.- Ricardo del Arco pág. 28- 44 En 1715 se restauró la bóveda principal y se construyó el coro en el espacio la casa del chantre, al pie de la iglesia y a espaldas del coro antiguo que había en alto.


LA CATEDRAL INTERIOR

Planta

La planta es basilical, con tres naves y sus capillas absidiales, aunque la lateral al lado del evangelio presenta la particularidad de acoger una pieza que parece ser una iglesia interior. No tiene transepto, pero el ábside mayor incluye una cripta que se encuentra bajo el santuario (templo) (foto 4) a la cual se accede después de haber descendido cuatro escalones situados entre los últimos pilares de nave central, y seguidos de un descansillo largo de 4 metros. La cripta está todavía más hundida con algunos escalones, y su nivel se encuentra a 1,67m por debajo de la nave.

La nave central es la más larga (36m x 5,85 m) y más alta que las naves laterales (28,50 m x 3,85m). Pero la construcción consagrada en 1068 no debía de presentar esta diferencia de longitud entre las naves, pues el coro moderno ha sido levantado sobre una construcción existente que estaba adosada a la catedral sobre su lado occidental hasta el siglo XVIII (1)

Coro

El coro se eleva bastante por encima de las naves. No es un coro alto como se podría creer, pero en el sentido más estricto de la palabra se le puede llamar santuario, es decir el emplazamiento del altar mayor. Es muy ancho y ocupa enteramente el ábside central.

Hoy el hemiciclo del altar mayor está ocupado por un retablo fechado 1533, obra del escultor Gabriel Joly. Penetrando por el presbiterio, que ocupa el ábside del lado del evangelio al mismo nivel que el coro, detrás del retablo, se puede apreciar fácilmente que el aparejo de los muros es muy antiguo. Las piedras son rusticas, rotas a golpes secos y con martillo. Encontraremos este tipo de aparejo en diversos entornos, aliado con el "opus spicatum". Por el contrario no hemos encontrado en ninguna parte marcas de cantero o signos lapidarios que habrían sido susceptibles de guiarnos hacia grupos de obreros organizados, y nos habría permitido saber de dónde venían los constructores de Roda.

Soportes y abovedamientos.

Los soportes del abovedamiento de la nave están constituidos por pilares cruciformes, de arcos fajones apuntados lanzados sobre la nave central, donde unas arcadas de medio punto sostienen a los adyacentes. (Fotos 5 y 6). Nos podemos preguntar sabiendo que la bóveda central ha sido restaurada, lo vemos perfectamente por el cambio del aparejo de la bóveda por el actual, grande y bien tallado, (foto 7) si la construcción primitiva comprendía estos arcos fajones apuntados , o bien si la nave estaba recubierta de una bóveda de cañón semicircular reforzada por arcos fajones, estructura que permitía el construir grandes iglesia como la de Elne (1068) o Arles sur Tech que datan de la primera mitad del siglo.

En cualquier caso, la sección cruciforme de los pilares confirma que desde el comienzo de la construcción de las naves los obreros tenían previsto utilizar arcos fajones .Entonces en esta segunda mitad de siglo XI ,no era tan fácil de resolver el problema de los elementos de apoyo y los tanteos de ensayo error duraran hasta el fin del siglo.

"Cuando se intenta apoyar sobre los ábacos de columnas cilíndricas un bóveda reforzada por arcos fajones, los capiteles tienen que sostener además de los dos arcos fajones, los dos arcos formeros de la nave principal y la de las naves laterales, por lo tanto el conjunto es una sección cruciforme que rebosa por los ábacos de las columnas. Los arquitectos primitivos ignoraban el arte de prever desde un plano la complicación del perfil que deriva de la forma de los diversos arcos por el hecho de que ellos se encuentran en los ábacos de suportación" (2)

Al contrario en Roda, desde la base, los soportes tiene una sección correspondiente al arranque de los arcos fajones y de los formeros, progreso técnico que nos lleva a creer que el arquitecto tenía asimilado y era conocedor las últimas novedades en materia de suportaciones de bóvedas.

Esto de aquí no nos deja de asombrar al examinar el abovedamiento de las naves laterales. En efecto ellas están cubiertas de bóvedas de arista, pero torpemente hechas, más que por su factura por el número de sistemas de penetración. Las cuatro partes de la bóveda por las aristas no son discernibles y las aristas vivas según las cuales se debían de reencontrar, son inexistentes (foto 8) Nos sorprendemos menos que esas bóvedas de aristas sean imperfectas, de que los arcos fajones de los laterales tengan a veces los lomos partidos. Es el caso de arco que precede al ábside del lado de la epístola (Foto 9).

El ábside sur, puesto que está solo, lo hemos podido examinar fácilmente, está cubierto de una bóveda de horno, como es el caso de la mayor parte de las iglesias románicas. Encontramos sus muros de factura grosera recubiertos de guijarros fragmentados a martillo. El fondo del hemiciclo no está disminuido por ninguna arcada, sin la menor decoración, por el contrario tiene una ventana alta en pleno centro , muy bien proporcionada al volumen que le corresponde iluminar.

El estudio de la suportación y abovedamientos nos revela lo que ya presentíamos cuando encontramos un aparejo antiguo en el muro del ábside principal: La catedral ha sido construida lentamente y probablemente también por distintos arquitectos. Los historiadores del arte no se ponen de acuerdo sobre la fecha de inicio de los trabajos: 1048? 1056? Y también si los trabajos estaban acabados en 1068. ¿La factura de las naves que nosotros vemos hoy no es el resultado de una remodelación?

Hemos constatado que la parte más antigua es la cabecera. Era de forma general la primera parte de la construcción y parece normal porque es la cabecera quien custodia al santuario y las reliquias. Henri Focillon escribe a propósito de la cabecera.

"Es la cabecera quien ,tanto en plano como en elevación, y desde la reflexión, dicta el programa ,así como en el tratamiento de las masas, es sin duda la parte vital de la iglesia. (3)

La nave central por el contrario habrá sido probablemente elevada más tarde. En cuanto a las bóvedas laterales, son el resultado de un cantero paralelo, pero menos experto en técnicas modernas.

Cripta

Se acede a la cripta por una triple arcada de medio punto bajo la cual tres escalones descienden hasta el suelo de las naves (foto10). El plano de la cripta presenta tres cortas naves separadas por dos hileras de columnas, que forman seis tramos y soportan dos bóvedas de arista (2). Desgraciadamente las columnas se encuentran todavía recubiertas de un espeso mortero que triplica su volumen y las bóvedas están revestidas de estuco y de pinturas imitando un dibujo de albañilería hecho al gusto del siglo XVI. Sobre los muros de esta cripta fueron pintados en el siglo XVIII, los retratos de ocho obispos de Roda cuyas sepulturas se encuentran en la iglesia. Al fondo de la cripta se encuentra el sarcófago en piedra del obispo San Ramón, decorado con relieves figurativos sobre la cara principal y las laterales. Está decorado con escenas realistas, datadas probablemente en el inicio del siglo XII, en las cuales se inspiró el escultor del portal de entrada.

Volviendo a la arquitectura, se ve que esta parte del edificio no ha sido restaurada y consecuentemente reservará seguramente muchas sorpresas a los historiadores del arte.

El ábside que en el exterior tiene forma de hemiciclo (semicircular) Presenta al interior tres hornacinas separados por columnas salientes, pero el espacio que las separaban de los muros ha sido para colmo, recubierto por todas las partes de estuco, que las desfigura de forma muy desagradable.

Los chaflanes o paneles sur y norte encierran los relicarios y por lo tanto no se pueden examinar. El panel central por el contrario, se ofrece a la vista con todo su enigma (foto 11). En efecto está perforado en cada lado por una pequeña ventana de medio punto tal y como se encuentran en otras criptas, que destilan la luz a través de una placa de alabastro. En el centro del muro se encuentra un vaciado liso, que parece por el aspecto una chimenea. De parte a parte de esta chimenea salen dos ruinas de muros perpendiculares al trazado del ábside. Del lado derecho salen unas dovelas de bella factura, la una se integra en el muro y la otra sobresale .Tendemos a pensar que es el arranque de una arquería, pero se ve demasiado poco para poder llegar a esa conclusión. Mientras tanto la otra prominencia no tiene del todo el mismo aspecto: Presenta un aparejo irregular que recuerda al "opus incertum" (5), aparejo muy antiguo y gracias al cual se puede creer que es la parte más primitiva de la construcción visible hoy.

El estado de este ábside no nos puede hacer pensar en la cripta del monasterio de Leyre (1057). En Leire, la nave central está dividida en dos y dos pequeñas ventanas del mismo diseño que las de Roda iluminan las naves. El arco que las separa presenta en el lugar donde se une al ábside una unión muy torpe, probando que la separación debió hacerse en el momento que los trabajos estaban ya en curso. Pero en Roda, no se puede verificar si hubo o no una arcada por que las estructuras descritas más arriba están rotas en el lugar de la base por una construcción que se eleva a un metro del suelo.

Sin cesar de pensar que las ventanas fueron perforadas para iluminar la cripta en el momento de su construcción, está herida viva en el muro, que revela un aparejo más antiguo puede hacer pensar que el emplazamiento de la cripta se elevaría todavía algunos lienzos de pared desaparecidos por la destrucción de los árabes y que fueron hábilmente ocultados para algún relicario en los siglos pasados.

De cada lado de la cripta corre un asiento de una cincuentena de centímetros que soporta las columnas sobre las cuales reposan las bóvedas de arista. (Foto 12). Esas columnas presentan la particularidad de ser monolíticas, ellas alternan con los pilares y soportan unos capiteles lisos cilíndricos o trapezoidales. En la Edad Media se hacía frecuentemente uso de las columnas monolíticas. Las encontramos en San Juan de la Peña donde sostiene la arcada ciega del coro de la iglesia superior, reposando sobre asientos, además se encuentran igualmente en la cripta de Loarre, reinando en todos claustros románicos.

Por tanto raros son entre todos esos elementos, los pilares de sección cuadrada. De otra parte, capiteles y fustes, tallados en una piedra con un gran relieve, dan un aspecto rustico muy particular a la cripta de Roda (foto13).

Si el empleo de columnas y pilares monolíticos es normal en la construcción de la cripta, se puede preguntar por el contrario, después de su factura, si ellos no provenían de un edificio anterior, si ellos nos dan fe de trazas de un mozarabismo que se haya podido desarrollar en la Ribagorza a lo largo de todo siglo VIII y principios de IX.

Nosotros abordamos un nuevo problema examinando el muro lateral , donde la capa de yeso esta pulverizada y deteriorada, se distingue claramente que el muro está relleno, en el cual aparecen de vez en cuando , antiguas arcadas, probablemente de medio punto y donde las jambas están hechas de pilares monolíticos ( foto13)

La presencia de antiguas estructuras, en este lado de la cripta, explica probablemente la sobre elevación del ábside. Algo que nosotros habíamos observado anteriormente que es más alto. (6)

No es para convencer, pero al mirar en el interior de ese muro, por una pequeña abertura practicada justo antes del tercer pilar de ese mismo lado (Foto 12), se percibe efectivamente, encastrado dentro del relleno, un arco de herradura (foto 14). Tenemos, puede ser en Roda, el trazo de mozarabismo que justo hasta aquí, no se había detectado en los edificios de la zona. Es necesario creer que los árabes se instalaron de una forma bastante permanente para dejar esta huella.

Bien parece que ellos destinaron Roda en tiempos de la ocupación a ser el centro de la colecta de impuestos y también a un gran mercado de ganado. Tenemos por otro lado la seguridad que construyeron casas y también mezquitas, pues en documentos de finales del siglo XI ellas son objeto de donaciones del rey (7). Estas actas de donación no dicen dónde estaban construidas estas mezquitas. Por contra las que son objetos de la donación son citadas en un anexo que parece ser muy antiguo y probablemente olvidado. Se entraría en el periodo que vio nacer el fenómeno mudéjar, sea para la Ribagorza, a partir del siglo IX. Entonces se puede pensar que el arco actual en el muro de la cripta puede ser los vestigios de otro edificio, mezquita por ejemplo, o una iglesia anterior a la invasión que los árabes habrían podido convertir en mezquita y que habría sido recuperada para otra construcción o incluso se encontraría allí donde tenía su primer emplazamiento.

El examen de la cripta revela por tanto que Ribagorza conocía probablemente el fenómeno mozárabe, como en las regiones occidentales del reino de Aragón aunque de manera más pasajera, y más tarde el del mudejarismo. La marca del arte mudéjar, si no es visible hoy en día, está testimoniada por numerosas actas de donaciones a finales del siglo XI. No sería sorprendente que se verificara en el caso presente, cuando las investigaciones podrían ser practicadas muy fácilmente.

Nosotros encontramos por tanto y por dos veces en la cripta unas estructuras anteriores al edificio de 1068. ¿Se puede pensar que se trata de un primer edificio, de 957? El país había sufrido los saqueos de Abd- el -Malek en 1006 y parecería pues poco probable. Pero imaginar que durante medio siglo (957-1020) el obispado quede sin sede episcopal, no parece serio; sobre todo porque la sede de Urgel estaba presta a retomar bajo su influencia el obispado de Roda vacilante: algo que ya se había producido en 1006 precisamente.

Por tanto, a pesar de su sujeción al dominio de la sede episcopal de Urgel, el obispo Aimerico (977-1016) continúa ejerciendo las prerrogativas de su cargo:

"Por otra parte, Aimerico debía llegar a restablecer la sede en Roda, cerrando la interinidad de Llesp, e incluso, movido quizá por el ejemplo de Urgel donde lo hemos visto asistiendo a la solemne restauración de la canónica (en 1010) debió también instaurar una en su sede aunque fuera modesta."(8)

Instaurar la vida monástica en Roda, era dotar a los monjes una iglesia y sus dependencias.

Sobre todo desde la liberación de 1018 por Sancho de Navarra, los obispos de Ribagorza consagrarían iglesias por los cuatro confines del condado (9)

No podemos olvidar las razones socio-políticas que podían provocar el alzamiento de nuevas construcciones: se venía rechazando al enemigo y en ese sentimiento glorioso, del triunfo del cristianismo, debía de hacerse visible a los ojos de todos. Pero sobre todo el país venia de ser debilitado por las razias de los árabes y los impuestos que ellos les hacían pagar. Lo más rentable pues era construir iglesias: que reportarían diezmos y ofrendas en abundancia.

En fin, es necesario de entrar en el espíritu del documento fechado en 1067 ese que Ramón de Abadal descubre (10) que era muy anterior (1020- 1024) , que informa de la consagración por el obispo Arnulfo de una nueva sede episcopal en Roda.

Por lo tanto nosotros estamos en el derecho de pensar que la cabecera de la catedral, como mínimo, el tercio inferior de los muros en los ábsides, datan del primer cuarto de siglo. Hemos notados que las lesenas planas que decoran los muros son diferentes en la parte que corresponde a la cripta, es necesario precisar que las lesenas lombardas eran utilizadas en el comienzo del siglo en Cataluña. Por otra parte, una de esas lesenas pasa exactamente entre las dos ventanas de la cripta, para dejar un lugar más alto a otras aberturas con vistas al coro y situadas sobre el eje mediano del ábside (foto 3)

Puede ser que las ventanas de la cripta no fueron pues abiertas hasta 1067. Como consecuencia de esto en el centro del hemiciclo, el interior es un muro cortado (chaflán), podía salir un muro a la manera de Leire.

Estamos desgraciadamente obligados a dejar el mundo de las suposiciones. Es necesario desear que una restauración próxima de la cripta muestre mejor los sustratos anteriores a la construcción visible hoy en día.


Obra citada nota 1 3ª parte , capitulo II, Pág. 40

J.Puig y Cadafalch

Henri Focillon : La edad media románica Pag.137 A.Colin 1938

Ver el plano de la cripta pag.45

Opus Inciertum o antiquum : muro hecho de piedras sin trabajar y apiladas ,sin orden Glosario , Zodiaque 1965

1.- Obra citada , capítulo I pág. 36

2.- Donación hecha por Pedro I a la iglesia de Roda de una mezquita y de casa de moros. Diciembre de 1094 ver anexo pág. 80.

3.- Ramón d'Abadal obra citada, pág... 45

4.- Para solo citar las ha consagrado el obispo Borrell y de la cuales poseemos documentación

5.- 1018 Santa María del Coll

6.- 1018Serraduy

7.- 1023 Santa María de Nocellas

8.- 1026 Santa María de Montañana 

9.- R. de Abadal obra citada .pág., 62 nota 124 y 2ª parte capitulo IV, pagina 23.


Iglesia Primitiva

A la salida de la cripta, donde se encuentra un descansillo (rellano) de cuatro metros que la separan de los primeros pilares de la nave, se abre a la derecha una puerta, por la cual se entra, bajo el ábside del lado del evangelio en una sala con bóveda de cañón y muy baja, paralela a la cripta. Un muro grueso y una doble puerta la separan de una segunda sala, con la bóveda similar y acabando en un hemiciclo perforado por una ventana, y donde la bóveda de cañón y las paredes inmediatas son decoradas con pinturas que Gaudiol atribuye al maestro de Navasa y fueron ejecutadas hacia el año 1200. A lo largo del hemiciclo están yuxtapuestos unos cofres en madera, que parecen haber servido de lugares para guardar libros de oraciones... El sitio central lleva en caracteres góticos "PRIOR ROTENSIS". ¿Esta sala podía haber hecho la función de sala capitular?

Si se da la espalda al ábside, se ve que en cada ángulo formado por las paredes de separación de las dos salas, la construcción está hundida y deja pasar los enormes pilares, apoyos del presbiterio que se encuentra encima. Se ve igualmente, sobre el dintel de la puerta un crismón poco esculpido y casi borrado y al lado una fecha la de 1362. Si se añade que la primera sala , lo largo del muro norte discurre una especie de escalón alto donde están encastradas tres jarras destinadas probablemente a recoger diezmos y ofrendas de aceite o de vino; y que a lo largo del muro opuesto están encastradas igualmente en un brocal dos cubas redondas imaginándonos que pueden ser, fuentes bautismales , nos damos cuenta fácilmente que el destino de estas dos piezas, no era el que nos dejan ver hoy , y que las dos salas no era más una sola .(1)

Esta pequeña nave mediría en origen menos 11 metros. Sin embargo tenemos nuestras reservas, porque parece truncada en su extremo, probablemente para dejar pasar la escalera que conduce de la nave lateral norte de la catedral hasta el nivel del claustro.

Debajo del yeso que en muchos lugares se ha caído, se dibuja un paramento grueso hecho de pequeño aparejo muy irregular. Unido por un mortero de piedra caliza, que deja muy a menudo desnudos los intersticios (juntas) entre las piedras. (Foto 15).Es debajo de este revestimiento donde nosotros vamos a encontrar un primer elemento de explicación.

En efecto, en el centro del cilindro del arco que precede al ábside, y sobre los muros laterales, con una altura de alrededor de unos 1,70 metros del suelo, a todo lo largo de las dos salas, a intervalos más o menos regulares, se dibujan unas cruces de consagración pintadas. (2)

Estamos por lo tanto en una de las iglesias primitivas que se elevarían en este entorno antes de la construcción de 1067. ¿Cuál?

Es el estudio de las condiciones históricas que nos pueden ayudar a saberlo.

Entre 1011 y 1017 la condesa Toda debe llamar, a falta de sucesión directa, a Guillen-Isarnez que había sido educado en Castilla para gobernar el condado. (3) La crónica de Alaon renovada nos enseña que el conde Sancho García de Castilla le había prestado un ejército para consolidar su posición en Ribagorza (4). Ribagorza estaba en guerra contra los araneses que reclamaban su independencia. El conde Guillen-Isarnez se preocupaba poco de la subordinación de su obispo Aimerico a la sede de Urgel. La prueba la tenemos cuando él acepta que la consagración del obispo sucesor se haga todavía en Urgel.

Y Aimerico que volvía en ese momento de su interinidad en Llesp con el deseo de restaurar su sede episcopal y de instaurar la vida conventual en Roda. Pero eso no era seguramente el deseo del conde extranjero y batallador que podría invertir en la reconstrucción. El obispo Aimerico en un país maltratado por las incursiones árabes y sin una familia condal prospera, debió decidir de elevar el mismo con algunos fieles su iglesia. Eso explicaría demasiado bien el pequeño programa, la mala calidad de los materiales, la ausencia total de ornamentación. Esta solución tiene la ventaja de no descartar, el espíritu y el deseo de Sancho Mayor de Navarra y del obispo Arnulfo, de alzar, una decena de años más tarde una iglesia más importante y mejor adaptada al rango de sede episcopal (5).

Nos falta aquí añadir algunas informaciones suplementarias de las cuales no hemos podido sacar conclusiones positivas ¿Invalidarán o confirmarán la tesis propuesta más arriba?

En primer lugar, hemos señalado la poca amplitud del programa. Pero eso no quita para asombrarnos de la altura completamente reducida de la bóveda de esta iglesia: 2,50 metros. Nosotros hemos levantado una pesada losa, del muro que separa las dos salas actuales: La tierra no aparecía hasta treinta centímetros aproximadamente debajo de la losa... Por otro lado, la segunda parte, donde acaba en hemiciclo tiene el suelo enlosado, mientras que la primera es en tierra batida. ¿El enlosado data de cuando la separación de la nave en 1362?. Por tanto las uniones de las piedras y del suelo de la nave, a los ángulos que forman el ábside con los muros laterales parecen claras y el ábside no parecía haber sido más alto. Las cruces de consagración están todas alrededor de 1,70 metros del suelo, para nosotros probaría que las dos partes estaban en el mismo plano.

Otro elemento nos prueba la sobre-elevación inexplicable de esta iglesia , la ventana que se abre en el hemiciclo alrededor de 0,80 m del suelo en el interior, en el exterior está a 2,80m, sobre el nivel de la calle. ¿ La pequeña iglesia ha sido construida sobre antiguos sustratos constructivos, o bien los medios que tenían no eran suficiente para erosionar un trozo de roca muy resistente?. ¿O bien voluntariamente han querido dar a la minúscula construcción una elevación natural? ¿ O bien que una financiación muy corta no habría permitido ejecutar un programa más grande?

¿Nos podemos preguntar que el muro visible al exterior es el muro originario de la iglesia? Seguramente, esta hecho de un aparejo fuertemente mezclado, introduciendo por una parte piedras demasiado bien talladas, puede ser recuperadas de un edificio anterior en ruinas, y por otra un aparejo más pequeño y roto a grandes golpes y hasta con trozos de guijarros en las juntas para restablecer la horizontalidad demasiado maltratada ( foto 16). Ese aparejo muy mal construido es visible hasta una altura de alrededor de 5 metros. Retornado enseguida a otro más regular, sin nunca igualar la talla del de los ábsides

Nosotros nos preguntaríamos si este muro era el que cercaba la pequeña iglesia por dos razones. En primer lugar porque el ábside semicircular en el interior resulta un muro recto en el exterior. (Foto 16). Por ultimo porque la ventana esta practicada en un muro muy grueso 2 m. que parece presentar dos cuerpos diferentes de alrededor de 1 m cada uno. El segundo podría ser añadido en un momento de la construcción de la catedral con el fin de consolidar el ábside de la pequeña iglesia que debía de soportar el presbiterio, puede que el aparejo sea verdaderamente rústico en relación al paramento de los ábsides. Pero todo el esfuerzo se dirigía a la cabecera, pieza maestra de una iglesia como ya hemos visto.

Es por lo tanto posible que tengamos aquí , muy bien conservada , una de las más humildes construcciones que fueron erigidas en Roda, y una de las más antiguas sin duda .Nosotros evaluamos , con arreglo nuestra hipótesis que fue erigida alrededor entre 1012 y 1016. Correspondería a la época más turbulenta de Ribagorza, o por lo menos a la época con el peor gobierno de un conde monopolizado por las luchas de independencia de sus posesiones las más septentrionales.

1.- Ver , plano de la iglesia primitiva pag.45

2.- En el momento de la apertura al culto de una iglesia, se prepara para su consagración por medio de la escultura o la pintura con doce cruces de consagración sobre los muros de la iglesia y dos sobre el montante de la puerta principal. Estarán destinadas a las unciones que el obispo practicaba el día de la consagración.

3.- Ver 2º parte capitulo III pag.12

4.- R.Abadal, obra citada, pág. 47, nota 76.

5.- R.Abadal, obra citada, pág. 62, nota 142


EL CLAUSTRO

El claustro se levantó entre 1092 y 1094 sobre el muro norte de la catedral.

El Aragón de Sancho Ramírez, había adoptado la liturgia romana en San Juan de la Peña el año 1071. En Pascua del año 1080 en el concilio de Toledo se decide la abolición de la vieja liturgia nacional. En Roda hemos visto al obispo Aimerico, en los comienzos del siglo, deseoso de establecer un oficio canónico. Y a pesar de que falta documentación sobre este hecho, se puede afirmar que no había ninguna vida conventual. El clero era enteramente secular, y los individuos libres de vivir "cum propio o sine propio".

Raimundo Dalmacio ha impuesto la regla agustiniana introduciendo la renuncia total a la propiedad privada y la obligación de vivir en comunidad. Para dotar de medios a dicha reforma, es necesario construir, habitaciones, un refectorio, una biblioteca y un claustro.

Tendremos una idea de la importancia de las construcciones conventuales examinado las cifras que han llegado hasta nosotros relativa al número de canónigos.

Al final del siglo XII, cuando Roda ha sido integrada en la sede episcopal de Lérida una vez conquistada en 1149, sabemos que el obispo Guillermo fija el número de canónigos en veinte. Nos podemos imaginar, que en el momento de mayor grandeza ese número será más elevado. (1)

Arquitectura

El claustro se puede considerar casi rectangular, tiene alrededor de 17m x 20m, pero las medidas no pueden ser precisas por que el rectángulo es irregular. Se compone de muro bajo desde donde son lanzados arcos de medio punto que reposan en columnas rodeadas en un friso de billetes sobre tres filas en tablero.

En los ángulos, las columnas están adosas a unos pilares de los cuales se alzan robustos arcos cilíndricos, sin ornamentación ni molduras, que vienen a morir en el ángulo interior sobre una columna en esquina. (Foto 17) Las galerías están cubiertas por el tejado a dos vertientes donde la estructura reposa sobre los muros gracias a las imponentes cornisas de madera sostenidas por modillones en madera o piedra. La galería norte conserva algunas originales, representando dibujos geométricos, una cabeza de gato, una cabeza humana estilizada. Sobre la galería oriental y lindando con el muro de la catedral, se abre un pórtico, separado de los pasillos del claustro por un muro bajo sobre el cual reposan seis columnas en grupos de tres, de las cuales nacen cinco arcadas de medio punto.

El conjunto de las arcadas es muy simple: las columnas están rematadas por capiteles muy poco decorados, con sumarias estilizaciones de flores y de animales en semi-relieve. Los capiteles rematados en ábacos muy rústicos, reposan sobre columnas monolíticas por el astrágalo. Su base comprende en general un toroide bajo el cual la base presenta un friso de acanaladuras muy sobrio.

A veces los ángulos de la base están marcados con cuatro bolas. Es necesario precisar que hasta el año 1886, las arcadas estaban tapiadas justo hasta el arranque de los arcos, esto explica que casi todos los capiteles presentan en las cestas agujeros que desfiguran los motivos esculpidos.

Si la factura de las columnas y la escultura de los capiteles no revelan ninguna riqueza y son probablemente la obra de artistas muy poco provistos de genio, el claustro posee por el contrario una muy bella colección de inscripciones funerarias sobre los arcos, sobre los ábacos y también sobre los muros. El conjunto de las inscripciones, conmemorativas, exhortadas y funerarias han sido estudiados por el Sr. José Gudiol (2), después por Antonio Duran Gaudiol (3) que afirman que se tratan de inscripciones del siglo XII. No podrán ser de ninguna utilidad para esclarecer nuestro trabajo y esta es la razón por la cual no las mencionaremos.

El paramento de los muros excepto claro está, el que va a lo largo de la catedral, es el más grande y mejor tallado que nosotros hayamos hasta aquí encontrado en la construcción, algo que parece lógico porque estamos ya al final del siglo XI. Sin embargo, a lo largo de la panda oriental del claustro aparece en varios lugares, el "opus spicatum" (4) herencia de los romanos. Es allí, en un viejo paño del muro donde es utilizado entonces ¿o bien es el muro de una antigua casa sobre la cual estaría adosado el claustro o quizás algún recuerdo mantenido por algún maestro constructor?

La segunda opción no está descartada, porque de ese lado del claustro, había todavía construcciones en una época muy recientes. Veremos muy pronto en una capilla que da al claustro en ese mismo lado, una puerta tapiada, a 2,80 m sobre el nivel de la calle, que nos asegura la vecindad de esa capilla con antiguas dependencias, y puede ser que de allí partiera un pasillo.

1.- Jaime Villanueva Viaje literario a las Iglesia de España tomo XV pág. 151, Madrid 1851

"un año después de la institución de la canónica la doto de nuevo Raimundo Dalmacio estableciendo de nuevo las dignidades y los oficios respecto a la manutención de los canónigos. De esta escritura y otras del siglo XI , se deduce que esta iglesia en la época de su mayor esplendor , amas de los oficios de Prior Mayor, Prior Claustral, Camarero, Enfermero, Hospitalero, Limosnero y Sacristía, que hoy se conservan, contaba en su clero al Abad de Alaon, Prior y Sacristía de Monzón, Abad de Benavés.... Y a los Arcedianos de Ribagorza, Terrantona, Benasque, Pallars, al Precentor, y acaso algunas otras dignidades.

2.- Josep Gudiol :Necrología de la iglesia de Roda en el anuario de estudios catalanes , Barcelona ,1907 pag,19-28.

3.- A. Duran Gudiol : Las inscripciones de la provincia de Huesca, C.S.I.C, E.E.M.C.A, Volumen VII 1962.

4.- Opus spicantum: Ladrillos colocados en oblicuo sobre el fondo, donde se unen a otros que está arriba y debajo de ellos en esquina. El dibujo forma una espiga o una hoja de helecho. Glosario , zodiaco 1965.


Pórtico primitivo

Nos pararemos ahora sobre el muro común a la catedral y al claustro, que presenta una perpendicularidad cargada de implicaciones: a 3,90 m de la puerta que actualmente sirve para comunicar las dos partes, se inscribe en un grueso muro de mampostería tallada una puerta o más exactamente la figura de una puerta en arco apuntado, tapiada. (foto19). Las proporciones de este arco son por lo menos curiosas: en el centro la mayor altura es de 2,60 más anchura en su base que corresponde a la anchura de la abertura es de 3,30m. Estas proporciones no respetan absolutamente las normas comunes y estamos tentados a suponer que este antigua abertura proseguía por debajo del actual nivel del claustro...

Para su verificación, si miramos el plano de la catedral, vemos que esta puerta tapiada está marcada con un refuerzo en el muro, situado al nivel del segundo tramo, encarando exactamente al pórtico que hoy se abre al sur. En el interior de la iglesia, la antigua abertura está escondía en parte por un retablo, pero queda muy visible. Por lo tanto es necesario el deducir que la construcción de 1068, se abría al norte y que en un momento de la construcción del claustro, sea pues 24 años más tarde han decidido abrir la iglesia al sur. ¿Por qué no haber abierto al sur? Probablemente porque las viviendas demasiado próximas se lo impedían. ¿Y por qué haber sobre elevado el claustro de esta manera? Puede ser que no podían construirlo al mismo nivel que la iglesia, subrayamos todavía hoy en día que a una treintena de metros alrededor del muro norte de la catedral, el terreno se eleva bruscamente entre tres y cuatro metros. Así que cuando se eleva el claustro, no se podía pensar en construir en ladera, en lo que era el atrio de la iglesia, porque todas las viviendas estarían fuera de la vertical. El claustro es un lugar privilegiado de comunicación entre los diversos lugares regulares de un convento. Entonces aparecieron los constructores más sabios para elevarlo sobre un terraplén y hundir la catedral, ya que esto último hizo que se pudiera abrir al sur por donde estaba despejado.

Este portal primitivo tenía la forma de un arco apuntado, lo que nos procura otra fuente de reflexión, relativa a las cubiertas de las naves. Dijimos en el capítulo III que era posible que la nave principal haya sido cubierta con bóveda de cañón sobre arcos fajones .Entonces, si el portal no era de medio punto, es dudoso que la bóveda haya podido ser de cañón semicircular, por las razones de unidad y de cronología, también por que el arco apuntado presenta un progreso sobre el de medio punto, y si él era adoptado para el pórtico no podía desmarcarse del conjunto, por tanto los arquitectos del siglo XIII no vacilaron en hacerlo dando un nuevo pórtico de medio punto con dovelas .¿Pero el pórtico que nosotros vemos hoy en dia corresponde al que abrieron los arquitectos de finales del siglo XI?

El examen del pórtico tapiado hoy en día nos permite imaginar lo que fue la catedral en 1068. Un muro liso en el sur, sin el pórtico moderno, sin la torre, dos ábsides muy puros y limpios, después el muro liso correspondiente al tercer ábside recorriéndolo sobre todo el flanco norte, decorado de un gran pórtico y ofreciendo a la mirada el espacio del atrio demasiado reducido.

Las dependencias

A lo largo del brazo norte del claustro se abren dos puertas, la una sobre la antigua sala capitular, la otra sobre lo que hoy en día es el museo, pero que pudo ser en su día la biblioteca. Estas salas están abovedadas en cañón apuntado con reforzamiento de arcos fajones. Hay que remarcar que sobre los muros del capítulo, pero en muy mal estado de conservación hay unas pinturas del siglo XIII representando las lamentaciones de Cristo.

Este conjunto parece ser un poco posterior al claustro. No parece imposible cuando recordamos que 1094, es decir dos años después del comienzo de los trabajos, mueren el obispo Raimundo Dalmacio y su gran protector el rey Sancho Ramírez. Es necesario esperar hasta el fin de 1096, justo en el inicio del episcopado de Poncio, gran favorito del nuevo rey de Aragón, cuando las obras recobraran su curso normal.

Sobre la galería occidental sobreviven dos puertas tapiadas hoy en día, que llevaban a otras dependencias. Tenemos su emplazamiento, en el nivel inferior al del claustro y al mismo nivel que la calle, explicable por la sobre elevación del claustro, se puede todavía ver hoy en día unas bodegas abovedadas en cañón y es posible imaginar que el refectorio y las habitaciones de los canónigos estaban construidas encima, dando directamente al claustro. Esto es lo más probable cuando se consulta el plano se ve, que el emplazamiento de estas habitaciones, se encuentra alineado con la casa del Prior sobre la cual se ha ganado el coro nuevo.

En conclusión se puede considerar que los lugares habituales del convento, capitulo, refectorio, biblioteca o celdas, se inscriben alrededor del claustro que los hace comunicarse entre ellos, de la misma manera que el peristilo en una casa romana se abría a todas las piezas de la casa, se puede deducir que el convento de Roda no era muy importante.

5.- CAPILLA ABIERTA AL CLAUSTRO

La mitad de la galería oriental va acompañada de un pórtico cerrado por una arcada de medio punto del mismo tipo que el del claustro y reposando igualmente en un muro bajo. Este pequeño pórtico esta enlosado con grandes baldosas como las que recubrían el suelo de las galerías antes de la restauración. Los apoyos de los arcos están también llenos de inscripciones funerarias. Los paramentos de los muros son demasiado groseros y rudos. Nos reencontramos con el opus spicatum, se trata tal vez, como en la galería paralela, de un paramento exterior de una construcción adosada al claustro.

Este pórtico nos lleva a una pequeña capilla donde el ábside está orientado como los de la catedral. El nivel de esta capilla está rebajado con relación al claustro. Pero queda sin embargo 0,65m por encima del nivel de la catedral. 

Esta capilla es una pequeña pieza de 4 m. de ancho por 5 m. de longitud, bóveda de cañón y que termina en un ábside en cuarto de esfera imperfecto (foto 20) Contiene pinturas del siglo XII representando a San Agustín y a San Ambrosio, obra del grupo del maestro de Tahull. Se encuentra también un bello altar románico (que se encontraría anteriormente en la Iglesia, sostenido por cuatro columnas con capiteles románicos.

Creemos que es necesario abandonar en relación con esta pieza, la idea que numerosos historiadores han extendido, según la cual, estaríamos en presencia del ábside o absidiolo de una construcción anterior. Eso parece poco verosímil, esta capilla fue erigida en la misma época que el claustro y debía de estar dedicada a un culto particular. No olvidemos que las abadías y los priores poseían además de la iglesia principal, oratorios construidos en cualquier lugar del recinto. Al final no descartamos la hipótesis de un oratorio privado, porque sobre la pared norte de la capilla aparecía netamente reflejado el emplazamiento de una puerta tapiada hoy en día, a 2,80 m del nivel de la calle (foto 16), y que podía dar a una habitación contigua al claustro sobre su parte oriental, y cuya existencia explicaría la presencia del opus spicatum por dos veces más aparecida en ese lado del claustro.

El paramento del muro por la que esta capilla limita con la catedral, presenta también el aparejo opus spicatum sin que se encuentre sobre otros lados. Entonces consultando el plano, se ve que va a lo largo de la parte inferior de la capilla y el pórtico por el lado norte de la catedral, o el muro que abriga la iglesia primitiva estudiada anteriormente. Nos está permitido pensar que el antiguo aparejo corresponde al paramento exterior de esta construcción de los primeros quince años del siglo.

Sin embargo no podemos afirmar sin reservas que esta capilla es de la misma época que el claustro. En primer lugar a causa de la conexión de los tejados entre el pórtico y la capilla (foto 16): el pórtico está más elevado que la capilla y el tejado del primero recubre una parte del segundo tejado. O bien, la capilla y el pórtico eran anteriores al claustro, lo que explicaría que esto último no sea desarrollado a todo lo largo del muro norte de la catedral, pero solamente sobre una parte, adoptando para la construcción que precedía a la capilla, la solución del pórtico.

En segunda lugar, la capilla se encuentra por encima del nivel de la Iglesia, pero por debajo del claustro.

Y podemos imaginar, por el contrario que los cinco escalones que es necesario para descender y acceder hoy allí, subirían al atrio antes de la construcción del claustro.

El origen de la capilla que guardan las célebres pinturas de la escuela de Tahull, puede que sean del maestro, es todavía un punto oscuro en la cronología de las construcciones de Roda.


6.-REDUCTO ABOVEDADO

Hemos calificado esta pieza que los habitantes de Roda llaman mazamorra, es decir calabozo, por haber realizado esa función en una época reciente parece ser.

Situación

Para llegar a esta pieza es necesario volver a salir de la iglesia o del claustro y remontar la calle que va a lo largo de la cabecera y a la vuelta del tercer y pequeño ábside se abre una puerta , casi debajo de la puerta tapiada de la capilla que acabamos de estudiar. Por otra parte el reducto que vamos a examinar ahora se inscribe dentro de la misma construcción de la capilla y exactamente debajo. 

Descripción

La pieza mide 4,30 m. de longitud y sobre 3 m. de ancho. Está abovedada en cañón en el sentido sur-norte, es decir al revés que la capilla que tiene superpuesta. El suelo es de tierra batida, aunque aparece en el rincón derecho opuesto a la puerta, algún trazo de revestimiento en piedra. Sobre el lado este y ligeramente ascendente, aparece un rudimentario cuarto de esfera particularmente bajo, pues la medida del arco en altura es de 1,50 m. Inmediatamente por encima, a la izquierda del cuarto de esfera se abre una ventana triangular y que sigue la curvatura de la bóveda. Esta ventana no corresponde a ninguna abertura directa al exterior, es demasiado ancha 0,57 m. para que se pueda examinar, se ha constatado no obstante que, en el espesor del muro y encima del ábside , sigue un trazo helicoidal para abrirse en el lado opuesto de su punto de partida. Pero la abertura que asoma al exterior es reciente, y nosotros hemos aprendido que antes de la restauración del edificio, la ventana comunicaba no con el exterior si no con una capilla superior. De ahí la leyenda, que le vale su denominación como calabozo.

Los paramentos de la pieza no nos dejan de asombrar .El muro opuesto en el comienzo de la entrada: presenta en el medio, grandes piedras no escuadradas y separadas por espacios rellenos de mortero, dos filas del aparejo en espiga. Entonces ese muro se corresponde con el muro sur de la capilla que, como hemos señalado anteriormente, hay presencia de opus spicatum. Debemos creer por lo tanto que la misma explicación es igualmente conveniente para esta pieza. Se encuentra todavía este aparejo a la derecha de la bóveda de cuarto de esfera, en la base del muro, y también en su izquierda, un poco por debajo de la ventana. (fotos 22,25,y 27) Lo estamos viendo en el muro de entrada pero siempre ahogado en mortero.

Por el contrario en el muro occidental presenta un aparejo regular de piedras, de muy bellas dimensiones colocadas en asientos planos en altura y separadas por delgadas juntas de cemento (foto 23). Además, sobre ese muro, en el punto donde se elevaba la bóveda, dos vigas de alrededor de 1,80 m de altura, cada una en una extremidad, soportan dos dinteles formados de dovelas emparejadas en lesenas (foto 23). La presencia de un dintel señala obligatoriamente una abertura, y en este caso, en vista de las proporciones, no se puede tratar más que de puertas. Las dos vigas están además separadas por dos enormes piedras que vienen a encastrarse debajo de ellas, mezcladas con otras más pequeñas y sobresalientes, la unión del muro con la bóveda debió de ser muy difícil.

Hemos dicho que este reducto, que tiene proporciones muy interesantes, se sitúa exactamente debajo de la capilla que da el claustro. Ese muro oeste se sitúa en la vertical del que separa la capilla del pórtico. La sala inferior se abriría por lo tanto sobre un espacio situado debajo del pórtico, y creemos nosotros, al nivel del atrio de la iglesia. Por lo tanto se abriría sobre el porche norte, es decir antes de la construcción del claustro.Esto confirmaría la tesis según la cual la capilla seria anterior al claustro. Puede ser que el pórtico formara parte también del edificio.

¿Pero cual podía ser la función de este reducto abovedado en sentido norte sur, coronado por una capilla abovedada en dirección este oeste, y puede ser que precedido de un cuerpo de viviendas imponente?

Intentemos imaginarnos esta construcción adosada a la catedral y distante 5 m. del porche de entrada de ella, excluyendo el claustro y sus dependencias. Dejando aparte la yuxtaposición a la iglesia, nos podría hacer pensar en algunas casas como se ve todavía en nuestros días, cerca de Roda y que poseen su capilla particular. 

El recinto inferior sería una dependencia, secundaria o quizá mas importante a juzgar por el tamaño de sus puertas tapiadas.

Esto no es más que una hipótesis, pero ella nos puede ayudar a penetrar en el misterio de esta sala. Todo esto que nosotros venimos describiendo nos ha intrigado tanto, que nosotros hemos tenido la curiosidad de sondear el suelo , una razón por que la sala es muy baja , y sobre todo porque el pequeño hemiciclo inscrito en el muro oriental , no tenía razón de ser a nuestros ojos. El sondeo se ha realizado fácilmente en la tierra poco consolidado, sin estratos ni escombres, simplemente tierra de relleno sin compactar. Hasta la profundidad de 0,80 m. Hemos solicitado las autorizaciones necesarias para proceder a la excavación, poco después aparecería, al pie del semicírculo, y un poco descentrado sobre su izquierda una cuba o vasija.

La cuba o vasija

Precisiones para comenzar, la profundidad máxima del ábside es de 0,86 m. y la longitud de la base 2 m. Mirando de frente al ábside, la vasija se sitúa en la vertical del muro, comenzando en el ángulo izquierdo del semicírculo y siguiendo su longitud a 1,20 m. (fotos 24 y 25). Con alrededor de un metro de ancha, está flanqueada a la derecha por un muro de grandes piedras de una anchura 0,50 m. La unión con el ángulo derecho del ábside está compuesta por una larga piedra que, saliendo del muro en la base del semicírculo, avanza justo hasta el muro que limita la cuba. (Foto 27)

El plano de la cuba es un rectángulo tumbado cuyos lados grandes miden 1,20 m. y los pequeños 1 m. y 0,90 m. La cuba no tiene para nada una profundidad uniforme: 0,67 m.  de un lado y 0,90 m. de otra. 

El paramento de las paredes no esta aparente, pues está recubierto de un mortero parece ser compuesto de arena y de cal, y sería muy antiguo. Este mortero sirve para ligar las piedras, con formas y tamaños muy diferentes, que forman la pared y además está colocado de forma que redondea los ángulos interiores de la cuba en los cuatro rincones. (Fotos 28 y 29).

Al contrario que las paredes el fondo está muy curvado dejando ver los guijarros partidos a martillo y dispuestos de forma más o menos concéntrica alrededor del punto más profundo. (Fotos 26 y 28)

Para acabar la descripción de la cuba, nos falta mencionar el desagüe, que desde el fondo del ábside, desemboca en el primer tercio, en línea recta de la longitud, siempre mirando al semicírculo. (Foto 24) Esta rampa está constituida por numerosas piedras yuxtapuestas, frente a frente, formando un canal que se encontraba recubierto por otras piedras más planas y cementadas a las primeras. Hemos quitado una de esas piedras planas, por otra parte ya sueltas, para ver mejor la rampa. (Foto 29).

La rampa que llega al alto de la cuba, no se puede tratar ni hablar propiamente como un canal de aporte. Al contrario esta disposición hace pensar en la forma de un desagüe rebosadero. ¿Cuál podía ser el uso reservado a esta cuba?

A decir verdad no podemos afirmar nada .Por contra, somos conscientes de que su factura grosera es el signo de una antigüedad muy cierta., que será necesario verificar, por ejemplo con el examen del mortero. La cuba no parece tener una función noble, queremos decir, que ciertamente no se trata de un baptisterio, como sería tentador descubrir en Roda. Hemos pensado en un momento que podía tratarse de un reservorio para guardar el aceite o el vino, pero el canal de evacuación vuelve dudosa la utilización de la cuba para estos efectos.

Es la posición del desagüe y la presencia de dos puertas tapiadas que nos ha conducido a formular la hipótesis siguiente: ¿Estamos en la presencia de una piscina?

Las piscinas, de las cuales se conoce su existencia en algunas iglesias hasta el siglo XIII, eran pequeñas cubas con desagües a pozos negros. ( es aquí el caso donde el desagüe se pierde en la tierra debajo del ábside) donde se vertían las agua de purificación que había servido al celebrante, así como los residuos de los objetos benditos una vez hayan sido reducidos a cenizas. 

La mayor parte de estas salas donde se encontraban las piscinas fueron destruidas o tapiadas en la época románica.

Si examinamos el exterior de la sala, vemos que está inscrito en los mismos muros que la capilla que está superpuesta, que el paramento, de piedras medianas y muy bien talladas, está unido a toda la construcción. El plano (pág. 66) de esas construcciones muestra claramente que el ábside del reducto inferior está inscrito en el ábside de la capilla superior.

Por lo tanto se puede suponer ahora que la capilla que da sobre el claustro fuera construida en un momento de la edificación de este último, englobando en su recinto la pieza anterior, y tapiando así todos sus lados. Las dos construcciones no siendo simultáneas, nos explica mejor también que la bóvedas no sean paralelas, hecho extraño que señalamos al principio del capítulo.

Si es una piscina que se alberga en este reducto, tenemos la impresión de que sea un arcaísmo, y puede ser también de origen mozárabe.

A fin de completar la descripción del conjunto en el cual se inscribe la piscina, es necesario señalar que el muro que bordea el lado derecho de la cuba sigue hacia el oeste más allá de la cuba. Pero una piedra de altar almacenada allí nos prohíbe saber si se prolonga hasta la pared tapiada, y cual podía ser su función. Entre este muro y el muro oriental donde se encuentra el ábside, hemos perforado para observar los paramentos. Tanto el muro paralelo al ábside como el perpendicular, presentan un aparejo irregular y parece formar parte de los cimientos (foto 27). El ábside extrañamente bajo no parece por lo tanto haber sido más alto, pues el oriental se prolonga hasta debajo del hemiciclo. (Foto 27).

Con el pequeño reducto abovedado que venimos de examinar y el descubrimiento de una cuba que puede ser una piscina, abordamos probablemente un punto muy interesante de civilización concerniente a la liturgia católica en Aragón durante la alta Edad Media.


IV. - ELEMENTOS DE CONCLUSIÓN.

Al final de este estudio, estaríamos tentados de hacer una constatación del fracaso, porque el número de preguntas a las que no hemos encontrado repuesta, es elevado.

Sin embargo eso no sería más que sobre el plano histórico, este trabajo nos ha permitido considerar Ribagorza como un todo, y no como es el caso en la mayor parte de las obras históricas, que la considera como un país de segundo orden, no teniendo interés más que a partir del momento que es integrado dentro del reino de Aragón.

Esta región ignorada se revela muy original. Tierra pobre en recursos y en hombres, está sola, en toda la franja septentrional de España, teniendo una vocación de independencia, desde el siglo IX., tanto frente a frente con Cataluña como de su vecina la Francia de Carlomagno o también del reino de Navarra, escogiendo como aliados los valis de la Zaragoza disidente de Córdoba, y como protectores los condes de Toulouse que la defendían de los asaltos árabes sin amenazar su integridad.

No es una coincidencia banal que este pequeño condado haya tenido a su cabeza, durante todo el siglo X, a unos hombres de gran personalidad, guerreros ciertamente, pero finos políticos igualmente, preocupados de unir su destino a los otros estados cristianos, al mismo tiempo que ellos extendían su territorio, fijando sus límites e introduciendo el primer esbozo de una vida episcopal en Roda.

El alto clero de Ribagorza, siempre procedente de la familia condal o de sus aliados del sur de Francia es un clero guerrero y político. Desde el comienzo del siglo X los obispos de Ribagorza actúan de acuerdo con los condes, que son la mayor parte del tiempo los consejeros o los preferidos. Y, entonces en 1018 la dirección del condado cambia de manos, los obispos de Roda sabrán conservar ante los reyes de Navarra y Aragón un lugar privilegiado. El muy emprendedor obispo Raimundo Dalmacio, al fin del siglo XI, no es la figura más sorprendente del poder de la Iglesia en el Estado, ya que él forma parte, con la condesa Doña Sancha, defensora de los intereses de la santa sede en Aragón, hermana del rey y el abad Frotardo, legado pontificio, un triunvirato que guía la política del rey Sancho Ramírez.

Los reyes de Navarra y Aragón no se equivocaron al favorecer el mantenimiento de la sede episcopal de Roda en esa comarca excéntrica y a este respecto estratégicamente interesante.

Roda, en la mitad del siglo XI, es la villa bisagra en el Aragón oriental: desde el comienzo del siglo XI, Ribagorza comerciaba y mantenía relaciones con el conde de Toulouse, con Bigorre de cuya familia condal provenía, y los Reyes de Aragón tenían la responsabilidad de favorecer vínculos que les pudieran unir a sus ricos y poderosos vecinos.

Roda es también una construcción bisagra en el tiempo pues es toda una política que se inscribe en ese motivo: no se trata más de erigir pequeñas iglesias arcaicas, pero sí de suplantar las tradiciones mozárabes o musulmanas con un arte nuevo y monumental.

La elección de la arquitectura lombarda  viene por lo tanto a señalar la ambición que presidia la construcción de una catedral desmesurada para una comarca pobre y despoblada. No se puede comparar Roda, desde un punto de vista en la amplitud del programa, en lo que concierne a Aragón, pero si desde edificaciones posteriores, incluso ser comparada con la catedral de la nueva sede episcopal de Jaca: de ésta última muestra tanto en la ejecución de las estructuras, como en la elección de los artistas, su ambición artística nueva y de gran calidad, pero no se puede por el programa que es más vasto que el de Roda.

El edificio de Roda es el primero de una serie de iglesias monumentales, testimonios de la voluntad de los reyes de asegurar en piedra, una política, una concepción de la vida y de la fe nuevas, a pesar de los riesgos de la construcción.

En efecto, el examen de los materiales, de los niveles, de los abocetamientos, nos lleva a creer que la construcción no se hizo seguida, ya que ella debió de sufrir algunas cortas interrupciones y emplear grupos de obreros diferentes.

El aspecto más interesante de este monumento es en realidad que oculta subterráneos y edificios anteriores antes que el que fue consagrado en 1068. Todas estas partes cuando sean estudiadas y fechadas, darán con exactitud la cronología de diferentes construcciones que fueron erigidas en Roda con el objeto de fundar y mantener la sede episcopal de Ribagorza.

Por nuestra parte distinguimos cinco periodos principales:

-        Antes del siglo X o en su principio; es probable que quede esta época los elementos encontrados en el muro de la cripta y debajo del ábside sur. Pero estos pueden ser más tardíos, se podrían datar entre 1020 y 1024, fecha límite de una construcción de la cual no poseemos indicios de material identificado.

-      Entre 1012 y 1016 Hemos emitido la hipótesis que la iglesia primitiva sita debajo del ábside del lado del evangelio, con el programa muy reducido, parece ser la obra de un hombre o de varios hombres apurados por el tiempo y la falta de recursos financieros, y se puede inscribir entre estas fechas siendo la realización del obispo Aimerico.

-        El arranque de la cabecera hasta una altura más o menos igualada a la de la cripta esto puede ser un vestigio de la construcción de 1020-1024. Nosotros hemos dicho que se distinguía del resto de los ábsides, y es posible que la construcción consagrada en 1068, no haya hecho más que seguir una cabecera ya dibujada.

-        Entre 1050 y alrededor de 1067 se sitúa la gran obra de la catedral actual que presenta, por la sección de los pilares y el empleo de arcos fajones apuntados, una construcción bien pensada tanto a nivel de plano como acabada en su realización.

-    Después de 1092: es la época que vive la construcción del claustro y de las dependencias conventuales. Hemos notado la ausencia de lujo en la decoración del claustro y la poca extensión de los lugares comunes, no creemos que la diócesis de Roda fuera jamás un hogar para la vida espiritual del condado. Los pujantes monasterios de Obarra, Alaon y Lavaix (Llesep) se ocuparían de ello. El capítulo fue por tanto mantenido incluso después de 1149, fecha en el que el obispado de Lérida toma el relevo de Roda. Escapará a la secularización general organizada por Clemente VIII en el siglo XVI en los condados de Barcelona, Roussillon y Cerdeña. Ésta se efectuó en Roda en 1789, la catedral así reducida al rango de colegiata, pero honrada como el título de Concatedral de la de Lérida.