PRENSA DIGITAL

Exposición sobre el obispado de Roda en Graus

Por Ángel Gayúbar

3 julio, 2019

La sala de exposiciones de la grausina Casa Heredia, sede de la Comarca de La Ribagorza, inauguraba este miércoles una muy interesante exposición sobre el obispado de Roda de Isábena y su importancia artística, histórica, política y social que, según recuerdan sus promotores, fue mucho más relevante de lo que se ha reflejado con posterioridad.
Bajo el título "Roda Diócesis medieval", la muestra ha sido organizada por la Asociación de Amigos de la Catedral de Roda de Isábena con la colaboración de la parroquia rotense, el Ayuntamiento de Isábena y la Comarca de La Ribagorza y ofrece al visitante una colección de fotografías de templos y localidades que dependieron de este obispado medieval, el primero de los que existieron en el Aragón reconquistado, diversas pinturas contemporáneas que reproducen motivos como el mensuario de la cripta norte de la ex catedral de san Vicente, cerámicas, mapas y paneles explicativos sobre la historia y extensión de la diócesis, cuadros cronológicos o la relación de los dieciséis obispos, nueve exclusivamente rotenses -desde Atón que ciñó la mitra obispal alrededor del 950 hasta Poncio en 1100- y otros siete que compartieron sede con Barbastro hasta que, con la conquista de Lérida, el obispo Guillermo Pérez trasladó la capitalidad episcopal a la ciudad catalana.
Entre los elementos expuestos, llama la atención la referencia a los frescos del calendario agrícola que se conservan en Roda. Durante el románico, cada mes se asocia con la representación de una labor campesina realizada, normalmente, por un único personaje, figurando de perfil y en actitud dinámica con el fin de subrayar los aspectos narrativos del episodio a pesar de la ausencia de grandes composiciones. En el mensuario rotense, que se encuentra en la cripta norte de la catedral, los tres primeros meses del año aparecen acompañados de signos zodiacales, algo inédito en toda la pintura románica.
De esa importancia citada todavía conserva Roda muestras tan singulares como los importantísimos conjuntos textiles de San Ramón O San Valero -considerados como de lo mejor que se conserva en Europa en cuanto a ajuares medievales- y otros "unicums" que singularizan la antigua catedral de San Vicente y recuerdan su pasado esplendor como foco difusor de cultura y activo centro de decisión religioso y política en la Alta Edad Media.


El Gobierno de Aragón continuará en 2017 los trabajos de recuperación del claustro de Roda de Isábena

Tras las obras de restauración llevadas a cabo el pasado año en el lado norte del claustro de la antigua catedral de Roda de Isábena, tanto en la arquería como en los parámetros interiores, el Gobierno de Aragón proyecta continuar los trabajos de restauración de las arquerías de los lados este y oeste en el ejercicio 2017, trabajos que serán cofinanciados con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), dentro del Programa Operativo 2014-2020, con un presupuesto que asciende a 148.404,96 euro

La ex catedral de San Vicente y San Valero de Roda de Isábena (Huesca) es la más antigua de Aragón, conservando el esplendor del románico y del periodo en que Roda de Isábena se convirtió en el centro religioso y político del condado de Ribagorza. Se fundó en el siglo X, después de que Ramón II consiguiera que fuera nombrada sede episcopal. Dada su importancia se declaró en el año 1924 Monumento Nacional. La catedral se levanta sobre los restos de un castillo y fue consagrada el 1 de diciembre del año 956 con la advocación de San Vicente. Las obras de construcción de la catedral se prolongaron durante dos siglos debido a que en 1006 los musulmanes destruyeron parte de su estructura. Gracias al obispo San Ramón se termina su reconstrucción en el siglo XII, en estilo románico lombardo. El siglo XVIII supuso el declive de esta institución religiosa, perdiendo el rango de catedral por el de colegiata para no ser más que iglesia parroquial en la actualidad.

Se trata de un conjunto monumental situado en la parte alta de la población, formado por la iglesia, tres criptas, una torre y un claustro trapezoidal al que se añadieron posteriormente la hospedería y un pórtico. La fábrica original es de sillar medieval y presenta en el exterior de los ábsides decoración de tradición lombarda como lesenas, arquillos ciegos y bandas de esquinillas. La iglesia, planta basilical de tres naves, se dividen en tres tramos... Las cubiertas y soportes son parte de las reconstrucciones del templo en el siglo XII.

Domingo, 15 de enero de 2017