ENCUENTRO INTERNACIONAL DE EPIGRAFÍA MEDIEVAL
PRESENTACIÓN DEL PROYECTO







DOSSIER DE PRESENTACIÓN

Vincent Debiais

École des hautes études en sciences sociales, París (Francia)


ENCUENTRO INTERNACIONAL DE EPIGRAFÍA MEDIEVAL

Roda de Isábena, verano de 2021

A finales de verano de 2019 en Roda de Isábena nació la idea de organizar en aquellas preciosas montañas de Ribagorza un encuentro internacional recurrente dedicado a la epigrafía medieval, la ciencia histórica que estudia las inscripciones grabadas en piedra, metal o madera. El carácter excepcional e inesperado del conjunto histórico de Roda, con sus mas de 230 inscripciones funerarias, convierte este pueblo aragonés en un lugar de inmenso interés científico para todos aquellos que se dedican a la historia medieval y de sus practicas escritas.

Este documento presenta todos los elementos históricos, académicos y técnicos para llevar a cabo este proyecto destinado a hacer de Roda de Isábena un lugar de referencia en el marco de los estudios medievales.


LAS INSCRIPCIONES DE RODA, UNA COLECCIÓN ÚNICA

Cualquier visitante que hoy pasea por las galerías del claustro de la antigua catedral San Vicente de Roda de Isábena no deja de sorprenderse por la presencia gráfica de los textos esculpidos en los capiteles y los arcos, en las cuatro galerías. Llama la atención la cantidad y la calidad visual de las 231 inscripciones que fabrican el paisaje monumental del claustro románico con más inscripciones de toda Europa. Una colección única; un testimonio excepcional de las prácticas escritas a lo largo de la Edad Media en aquellas instituciones eclesiásticas; una oportunidad indescriptible para entender mejor las formas y el sentido de la escritura cuando solo se podía realizar a mano, en un sinfín de gestos personales.

A diferencias de otros claustros en Europa que también pueden conservar inscripciones medievales, el claustro de Roda de Isábena presenta otra originalidad, además de la cantidad: los textos en Roda, ocupan hoy el sitio en el que se esculpieron hace más de 700 años. El visitante, al pasear por las galerías, encuentra delante de sus ojos las mismas páginas de piedra que la comunidad de Roda expuso para recordar a sus difuntos. Están esculpidas en elementos arquitectónicos de pilares, columnas, capiteles, sillería y arcos que forman parte de la construcción del claustro; no se utilizaron losas o bloques independientes, sino que se decidió monumentalizar en la misma construcción la memoria a largo plazo de los canónigos.

Las inscripciones del claustro de Roda son por lo general cortas y se componen de una media de 10 palabras. La mise en page ha sido objeto de especial atención: la mayoría de los textos están inscritos dentro de un marco decorado con motivos vegetales o geométricos. Los lapicidas han trazado reglones y márgenes para colocar las letras de forma harmoniosa. La calidad de las grafías se nota también en el uso muy frecuente de nexos y juegos de las letras que se tuercen y se encajan dentro de otras, poniendo así a prueba los límites de la dimensión plástica de la escritura medieval, como se observa en el mundo manuscrito. Ciertas letras han sido decoradas con elementos florales o puntos (perlas). Se emplearon signos de puntuación para separar palabras o grupos de palabras y se trazaron para las abreviaturas muchos signos distintos (tildes, apóstrofes, líneas rectas)

No se trata de un mismo tipo paleográfico en todos los epígrafes. Las variaciones afectan el proceso de estrechamiento del modulo de las letras y el cierre de las formas redondas, una escritura que se hace cada vez mas "gótica" a medida que se acerca el siglo XV. A pesar del tiempo y de las sucesivas operaciones de inscripción, el hecho de que se hayan conservado las formas de los textos y los rasgos generales de la escritura hace que se pueda hablar en Roda de un programa epigráfico basado sobre la tradición, la coherencia y la puesta en escena de la memoria a través de lo escrito. Las inscripciones son un testimonio de tal voluntad de unir y reunir a los difuntos. Dibujan estas inscripciones un lugar de conmemoración donde habitan los muertos a través de la presencia gráfica de su nombre.

Todas las inscripciones de Roda de Isábena son textos funerarios. Dan a conocer la fecha de la muerte de un personaje cuyo nombre y función aparecen en la inscripción. No tienen relación directa o material con la sepultura o el lugar de enterramiento, y no pueden por esa razón ser denominados "epitafios". Al hacer hincapié en la fecha de la muerte y no en el lugar de enterramiento, los promotores del programa epigráfico de Roda no han querido trasformar el claustro en un espacio para tumbas sino en un lugar de memoria, independientemente de la presencia de los cuerpos de los difuntos. El formulario de las inscripciones tiene relación directa con lo que se suele encontrar en los libros necrológicos que recogen los nombres de los difuntos por los que una comunidad tenía que rezar en el día de su muerte. Llevado al altar durante la misa y el oficio, el libro, abierto o cerrado, esta mencionado por el sacerdote durante el Memento, después de la consagración. El conjunto de Roda tiene mucha relación con el libro necrológico de la catedral aragonesa conocido a través de su copia en el obituario de la catedral de Pamplona. El claustro se puede de facto considerar como un obituario lapidario: los muros guardan la memoria de los difuntos por los que la comunidad catedralicia tiene que rezar de forma permanente. Esta puesta en escena de la memoria no supone lectura para ser efectiva. La ubicación de los difuntos en el seno de la catedral gracias a la inscripción de su nombre garantiza el recuerdo y la salvación del alma.

Los difuntos nombrados en las inscripciones de Roda son principalmente los miembros del cabildo: canónigos, sacerdotes, diáconos y las demás categorías eclesiásticas (obispos, capellanes, religiosos). También encontramos a laicos, caballeros y oficiales, miembros de la comunidad espiritual de Roda. Las indicaciones geográficas y el contenido del obituario de Pamplona muestran que el grupo así formado pertenece a los entornos cercanos de la sede de Roda. Fueron incluidos en la comunidad espiritual por su pertenencia al grupo catedralicio o por las donaciones que hicieron para garantizar la celebración de su memoria en el contexto litúrgico.

La escritura epigráfica permite fijar lo escrito en un espacio determinado; crear un vínculo visual y físico entre un hecho grafico y un lugar, y elaborar condiciones favorables y activas de lectura. En el claustro, lugar de meditación, de oración, y también de encuentro y de reunión de la comunidad, los nombres de los difuntos se juntan y se asocian con las actividades de los vivos. Los muertos, cuyo nombre está inciso en los arcos y las columnas, son más que nunca las "piedras vivas" de la primera Carta de san Pedro. Imagen en piedra de la vida cenobítica, el claustro es el punto focal del monasterio, conciliando los pasos y las pausas, la voz y el silencio, la soledad y la compañía, la meditación y la enseñanza. Dicho esto, ¿se puede pensar en un espacio más idóneo para escribir y leer? ¿Para celebrar la memoria de la comunidad?

El claustro es el telón de fondo de la comunidad en el que se proyecta gracias a la escritura lo que ésta quiere mostrar o poner en escena de sí misma. No se trata de una imagen fijada o inmutable; se puede cambiar, ampliar, modificar, reducir, poner al día, cancelar... Es lo que ocurrió en el claustro de Roda donde se añadieron nombres a lo largo de los siglos XIII y XIV, hasta principios del siglo XV. Las inscripciones de Roda de Isábena son así el reflejo material de una práctica original de la escritura y de su papel en la conmemoración de los difuntos y la institución de una comunidad. Son la prueba de la difusión amplia de la escritura y de la lectura en el mundo medieval, lejos de los prejuicios en cuanto a una Edad Media analfabeta. Son una demostración de la dimensión activa y eficaz de la letra, una forma capaz de hacer que el contenido del lenguaje exista y actúe en el mundo.

ESTUDIAR LAS INSCRIPCIONES DE RODA

Al conservar una colección tan llamativa desde un punto de vista histórico, el claustro de Roda de Isábena es de especial relevancia para todos los que quieren estudiar la historia de la escritura a lo largo de la Edad Media. De forma general se tiene que dar a conocer el conjunto de estas inscripciones a todos los públicos en la medida en la que ofrecen un testimonio impactante de la gestión de la memoria por parte de una comunidad; demuestran la vitalidad del mundo intelectual durante la Edad Media en los montes aragoneses donde la gente sabia leer y escribir, donde existía una verdadera creatividad grafica, donde la escritura se usaba por doquier para que el recuerdo de los individuos, de las familias, de los grupos permaneciera en la historia. Los trabajos previos de Antonio Durán Gudiol en 1967 y publicaciones parciales, algunas muy recientes, han llamado la atención sobre la colección de Roda, pero su excepcionalidad justificaba que le dedicáramos una atención infinita en el marco de un nuevo proyecto.

Esta labor empezó en 2017 al reunirse un equipo de siete investigadores en Roda para llevar a cabo un nuevo estudio completo de las inscripciones medievales conservadas en el claustro. Este equipo se compone de varios especialistas en arqueología, historia, historia del arte, filología, estudio de las técnicas y epigrafía, procedentes de 5 universidades distintas en Francia. A lo largo de 5 sesiones de trabajo de varios días en Roda, hemos podido desempeñar una labor importante y analizar cada una de las 231 inscripciones en todos sus aspectos materiales, formales y textuales. Con este trabajo colectivo, paciente y exhaustivo, hemos podido:

  • Proponer una lista definitiva (textual y fotográfica) de las inscripciones de Roda y confrontarla con las listas establecidas anteriormente,
  • Cartografiar cada una de aquellas inscripciones en un plano del claustro y así ofrecer la primera imagen epigráfica del conjunto de Roda,
  • Asociar a cada inscripción un contenido funerario con fecha de la muerte y nombre del difunto,
  • Analizar el contenido y las formulas de todas las inscripciones, y compararlos con el obituario conservado en la catedral de Pamplona,
  • Estudiar una por una las 3476 letras esculpidas en el claustro y clasificarlas por forma, tipo de letra y tipo de inscripción,
  • Analizar cada una de las marcas dejadas por las herramientas de los canteros y lapicidas al esculpir las inscripciones y reconstruir la "caja de herramientas" virtual de los artesanos de Roda,
  • Establecer cuales son las inscripciones que fueron retocadas, modificadas, desplazadas para proponer una imagen medieval del claustro y de las modalidades de composición del programa epigráfico,
  • Agrupar las inscripciones independientemente de las similitudes formales más evidentes para entender los ritmos y las razones de la realización del conjunto de Roda.

Todos los datos han sido modelizados y discutidos de forma colectiva y estas sesiones de trabajo, en las gélidas mañanas de febrero o en los cálidos atardeceres de agosto, nos han permitido entender mejor por qué tenemos hoy en día aquello colección excepcional en Roda. Han llevado también numerosos avances metodológicos en el campo de la epigrafía. Sabemos que no se pueden estudiar las inscripciones medievales de la misma forma antes y después de haber estudiado con tiempo e in situ el obituario lapidario de Roda de Isábena.

Les resultados de esta investigación, con todas las fotografías y el material gráfico, se publicarán antes del 1 de enero de 2021 en la revista online In-Scription. Revue en ligne d'études épigraphiques, con el fin de dar a conocer mejor el conjunto epigráfico de Roda de Isábena en formato libre y adaptado a todos los públicos. Se trata así de revertir en Roda todo lo que Roda nos dio como experiencia formativa.


EL ENCUENTRO INTERNACIONAL DE EPIGRAFÍA MEDIEVAL

Con este mismo objetivo de compartir los conocimientos en el ámbito de la cultura escrita medieval, para la cual Roda de Isábena constituye un laboratorio de investigación y de formación único, se planifica la celebración de un encuentro internacional alrededor de las inscripciones de la Edad Media en la misma sede rotense a finales del verano de 2021.

No se trata de un congreso universitario tradicional en cuanto a su formato, demasiado exclusivo o hermético, sino de un taller recurrente destinado a jóvenes investigadores europeos. La idea es invitar durante tres días a una docena de doctorandos, postdoctorandos o jóvenes profesores para que presenten, con mucho tiempo (60-75 minutos), sus trabajos, preguntas, dudas en sus investigaciones sobre inscripciones medievales, y para que el grupo intercambie de forma libre y sin presión académica sus ideas. Dos expertos internacionales acompañan a los estudiantes para compartir e interactuar alrededor de sus preocupaciones de investigación. Este formato es muy original y al margen de los acontecimientos tradicionales que tienden a evacuar la discusión y la experimentación intelectual, pero es más que nunca necesario para fomentar investigaciones creativas y novedosas. Los jóvenes investigadores expresan con frecuencia este deseo y su voluntad de encontrar lugares y tiempos de creación colectiva. Esta forma de trabajo le beneficia a toda la comunidad universitaria e impulsa dinámicas muy fuertes en la creación de los conocimientos, la mejora de los métodos, y la difusión de los resultados en la sociedad.

¿Por qué organizar este evento en Roda? Cada vez que el equipo se ha reunido en Roda, ha constatado las ventajas logísticas, pero sobre todo intelectuales del lugar. Las visitas diarias en el claustro hacen que las preguntas, reflexiones e intuiciones cambien, se maticen, mejoren. Roda tiene todos los requisitos para transformar este encuentro en un éxito: convivir en el pueblo y sus habitantes, siempre tan amables, evitar las distracciones y tener sesiones intensivas de trabajo, tener infraestructuras de hostelería de gran calidad... Todo para convertir Roda en centro internacional de estudios epigráficos durante unos días cada verano, y dar a conocer aun más el conjunto monumental y natural.

El formato aquí planteado permite organizar por las tardes conferencias abiertas al público para difundir el resultado de las últimas investigaciones sobre Roda, o sobre unos elementos icónicos del conjunto. Estas "charlas" o visitas serán una ocasión de compartir con la comunidad de Ribagorza el trabajo y recalcar una vez más todo el interés histórico-artístico del lugar, con una perspectiva claramente internacional.

Este encuentro esta encabezado por la prestigiosa École des hautes études en sciences sociales de París en el marco de sus acciones SCRIPTA. Por su formato original, esta manifestación tiene el respaldo de la institución que insiste desde su origen en la formación de los estudiantes a través de las prácticas de investigación. Se encarga de toda la organización material y científica de la manifestación, y asegura con su experiencia un altísimo nivel de comunicación acerca de la manifestación.

Todos los acontecimientos de este encuentro internacional serán grabados y transmitidos en directo por Internet para a dar a conocer las investigaciones de los estudiantes y para garantizar la promoción cultural de Roda de Isábena. Dentro de las producciones originales de este encuentro, cabe señalar la realización de un documental centrado en las presentaciones por parte de los alumnos y en el conjunto epigráfico de Roda. Pretende ofrecer una ventana abierta sobre la investigación en el campo de las Humanidades al recalcar su papel científico, social y cultural fuera de las aulas y de los laboratorios.

A cada ocasión de presentar las inscripciones de Roda en un congreso, durante una clase o un seminario, uno solo puede constatar la fascinación por parte de los compañeros y alumnos que descubren el número, la calidad y el interés histórico del conjunto epigráfico. Quieren ver más imágenes, tener más datos del contexto; muchos de ellos quieren también tener la experiencia real de esta colección y saber lo que se siente al estar rodeado por 230 nombres escritos en la piedra hace más de seis siglos. Roda se convierte pues en el lugar de referencia de la cultura epigráfica medieval, y desencadena una serie de preguntas antropológicas esenciales acerca de la memoria, de la identidad, del patrimonio. Roda posee para los medievalistas un gran poder de atracción y hay que aprovecharlo para hacer de Roda un lugar de referencia en el marco de los estudios de la cultura gráfica de la Edad Media.

Este encuentro internacional de epigrafía medieval, por su formato original, por las actividades que conlleva, por su integración completa en el pueblo y sus interacciones con todos los actores locales de Ribagorza, posee todos los elementos académicos y sociales para seguir poniendo Roda en el mapa de la vida cultural europea.

LOS DATOS CLAVE

¿Donde?

En Roda de Isábena, con actividades en Graus y Barbastro.

¿Cuándo?

Del 15 al 19 de septiembre de 2021

¿Cuántos días?

5 días, 4 noches; del miércoles por la noche al domingo por la mañana.

¿Qué?

Encuentro internacional de epigrafía medieval: seminario de investigación y foros de discusión en Roda; eventos gran público en Roda, Graus y Barbastro; visitas guiadas del claustro; live streaming de las sesiones de trabajo; realización de un documental.

¿Quién?

15 personas: 12 jóvenes investigadores procedentes de toda Europa, acompañados por tres expertos internacionales.

¿Qué institución?

Organiza y dirige la École des hautes études en sciences sociales (Paris), con la colaboración de otras instituciones educativas, culturales o patrimoniales.


Contacto

Vincent Debiais

École des hautes études en sciences sociales

Centre de recherches historiques

Anthropologie historique du long Moyen Âge

2, rue Vivienne

75 002 Paris (France)

vincent[dot]debiais[at]ehess[dot]fr 

https://devisu.hypotheses.org/1179